Los supermercados brasileños tienen previsto aumentar 8,7% sus ventas este año, con un total de 264.000 millones de reales (unos US$130.950 millones), y 9% en 2014, informó el presidente de la Asociación Brasileña de Supermercados (Abras), Fernando Yamada.

El sector, que el año pasado facturó 242.900 millones de reales (US$121.000 millones), equivalente a 5,5% del producto interno bruto (PIB) del país, aumentó sus ventas 8,3% en 2012, respecto a 2011.

Según la Abras, tras descontar la inflación, el incremento real fue de 2,4%, un número mayor que el crecimiento del PIB de Brasil en 2012, de tan solo 0,9%, lo cual mostró la resistencia del sector a la desaceleración de la economía el año pasado.

El gremio de supermercados brasileños considera que el sector puede elevar su participación en la economía nacional a 6% y crear 1,7 millones de nuevos empleos, siempre y cuando el gobierno permita una reducción de impuestos laborales y la extensión de ventajas tributarias por inversión, solicitadas por la Abras, dijo Yamada.

De producirse, los supermercados pueden subir su facturación 28% en 2013 y 2014, al situarla en 313.000 millones de reales (unos US$155.258 millones), según los cálculos de la Abras.

Del total de la facturación en 2012, el 32% se generó en el estado de Sao Paulo (sureste), considerado motor económico de Brasil.

Las cifras de la Abras se presentaron durante una rueda de prensa con motivo de la inauguración este lunes del 29 Congreso y Feria de Negocios en Supermercados, conocida como Feria APAS, considerada como la mayor feria del mundo del sector.