Los bomberos suspendieron hoy la búsqueda de cuatro desaparecidos en la explosión ocurrida el miércoles pasado en la sala de máquinas de una plataforma marítima de la petrolera brasileña Petrobras, informaron fuentes oficiales.

Las búsquedas fueron suspendidas por motivos de seguridad, puesto que algunos compartimentos del navío-plataforma están llenos de agua, lo que dificulta los trabajos, según informó el Gobierno del estado de Espírito Santo.

En el accidente murieron cinco trabajadores, cuatro de ellos brasileños y uno indio, y otros 26 obreros sufrieron quemaduras, fracturas o resultaron intoxicados por el humo.

El navío-plataforma FPSO Cidade de São Mateus es propiedad de la empresa noruega BM Offshore y estaba arrendado a la petrolera Petrobras en un campo marítimo cerca de la costa de Espírito Santo, en el sureste de Brasil.

Según la Agencia Nacional de Petróleo (ANP), el ente regulador, el accidente no causó derrames o fugas de hidrocarburos y la plataforma, que producía 2,2 millones de metros cúbicos de gas natural diarios, suspendió sus operaciones desde el accidente. EFE