Ciudad de México. Luego de la cuarta postergación del fallo para la construcción y operación del mayor proyecto de transmisión eléctrica en la historia del país: la línea de corriente directa del istmo al centro, y el hermetismo que observa la industria alrededor de la cuarta subasta de largo plazo, la incertidumbre predomina en torno al futuro de las renovables en México, reconoció Rodrigo Villamizar, director de Kaiserwetter para América Latina y exministro de Energía de Colombia.

En el portal de seguimiento a la licitación de la línea de corriente directa en alta tensión (HVDC, por su sigla en inglés) —misma que está prevista para transportar 3,000 megawatts por poco más de 600 kilómetros de Ixtepec, en Oaxaca, a Yautepec, Morelos, con una inversión estimada de US$1.200 millones— Banobras ha postergado las fechas del fallo de la licitación del 4 de julio al 4 de agosto al 14 de septiembre y ahora hasta el 19 de octubre.

Y es que el 9 de agosto pasado, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) —que conduce la licitación— publicó esta nueva postergación, ampliando también el plazo para entrega de propuestas hasta el 25 de septiembre.

"Las negociaciones para lograr armar una licitación de este tipo son sin duda de lo más complejo que puede haber en la industria eléctrica y me parece que no pueden seguir postergando proyectos tan importantes de los que depende en buena medida el futuro de la generación renovable", dijo Villamizar a El Economista.

Hasta la publicación de las actas, en junio, había 28 firmas interesadas en el proceso, entre las que se encontró a las empresas líderes mundiales como ABB, Siemens y GE, además de potenciales operadores como Abengoa e Iberdrola.

Hasta la publicación de las actas de visita al sitio, en junio, había 28 firmas interesadas en el proceso, entre las que se encontró a las empresas líderes mundiales en tecnología HVDC: como ABB, Siemens y GE, además de potenciales operadores como Abengoa, Iberdrola, Mastec, Techint y Sinohydro, junto con constructoras como Hydro Quebec, ICA Fluor, Arendal, Kalpataru Power Transmission, entre otras.

Cuarta subasta, en vilo. Además, tanto el fallo para la licitación de otra línea HDVC que interconectará a Baja California con el resto del país —previsto para el 14 de diciembre— como la ejecución de la cuarta subasta para el suministro de largo plazo mediante renovables, que tentativamente deberá tener ganadores a más tardar el 2 de noviembre, son procesos sobre los cuales la industria aún teme que se pospongan hasta el próximo año, tal como ocurrió con las subastas petroleras.

“La cuarta subasta, se dice cada vez más, concluirá hasta febrero del próximo año, siempre y cuando el nuevo gobierno ofrezca condiciones adecuadas a los inversionistas”, explicó Villamizar.

“En los últimos dos años, México demostró que más allá de cualquier barrera regulatoria, los precios de las energías renovables ya son competitivos con los de las fósiles, con lo que el país se ganó que las miradas de los inversionistas en el mundo se fijaran en México, situación que tanto los inversionistas como los proveedores de tecnología especializada para la eficiencia anhelamos que se mantenga”, dijo el director de Kaiserwetter.

Mediante estas asesorías las generadoras pueden reducir hasta 30% el costo de sus proyectos.