Singapur. La sustitución de metales como el aluminio en lugar del cobre, o plásticos en algunas aplicaciones, evitará un escenario de una "súper escalada", que tiene a algunos analistas a la espera de precios en torno a los US$10.000 la tonelada métrica para el año próximo, dijo el Credit Suisse en un informe este miércoles.

"La sustitución está en marcha, la investigación y desarrollo están abriendo nuevas vías para reducir el consumo intensivo de cobre en cables para automóviles, sistemas de aire acondicionado y cableado eléctrico para edificios comerciales", indicó.

El periodo más restrictivo para el mercado del cobre se producirá en 2011, cuando los inventarios visibles posiblemente se vacíen y las nuevas minas no hayan tenido aún el tiempo suficiente para generar producción, lo que dejaría al cobre con un déficit de 516.000 toneladas, señaló Credit Suisse.

No obstante, el banco destacó que en 2007, se perdieron 530.000 toneladas en demanda de cobre a través de la sustitución.

"Esperaríamos niveles similares de sustitución de acuerdo a la fuerte fijación de precios que proyectamos", dijo.

Credit Suisse prevé que el cobre promediará los US$8.820 por tonelada, o US$4 la libra, el segundo semestre de 2011 y el primer semestre de 2012.

El coeficiente de precios cobre-aluminio, actualmente de 3,6 veces, es mucho mayor que su promedio histórico y alentará la sustitución en aplicaciones que incluyen la electricidad y la conducción calórica, así como en revestimientos decorativos y techos, manifestó.

También avanza la reducción en componentes eléctricos, que reducirá el consumo de cobre, señaló Credit Suisse.

"Un ejemplo son los conectores eléctricos, donde los conectores de armado fino reducen la masa de cobre en un 96%", indicó el banco.

Otro factor que generalmente se cita apoyando un escenario de una súper escalada es el posible lanzamiento de productos de cobre físicos que cotizan en bolsa, pero el impacto alcista se basa más en la percepción que en la realidad, señaló.

"Es completamente posible que los fondos que cotizan en bolsa de cobre propuestos finalmente no aparezcan, y si lo hacen, podrían retrasarse más de un año", concluyó Credit Suisse.