Caracas. Dos tanques de nafta de la refinería venezolana El Palito seguían ardiendo el viernes y, aunque el incendio en empezaba a ser sofocado, clientes de la petrolera estatal Pdvsa estaban preocupados por los envíos de combustible.

El incendio en El Palito es el segundo incidente que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ha sorteado en menos de un mes, tras una explosión en la refinería de Amuay, la mayor del país, que dejó parada la instalación casi por completo durante seis días.

"El tanque está casi extinguido, la refinería está en operaciones", dijo a Reuters el viernes el ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez.

El fuego, que fue originado por un rayo la tarde del miércoles, no dejó heridos ni daños estructurales, pero todavía generaba una columna de humo negro sobre el depósito.

Las unidades de proceso de la refinería -una de las tres que funcionan en el país sudamericano- no han sido detenidas, como ocurrió hace tres semanas en Amuay.

Las autoridades habían estimado inicialmente que las llamas serían sofocadas el jueves después de que parte de la nafta del tanque aún envuelto en fuego pudo ser transvasada, pero las labores están tomando más tiempo de lo previsto.

Las autoridades dijeron que los envíos al exterior de combustible, el principal ingreso de divisas del país miembro de OPEP, no estaban sufriendo por el incendio.

"Las exportaciones están normales, están bajo control", afirmó Ramírez, quien en varias ocasiones ha subrayado que Venezuela no ha importado derivados terminados durante estas contingencias.

Sin embargo, clientes de Pdvsa dijeron a Reuters que les preocupaba que el flujo de exportaciones viene bajando en las últimas semanas. "No está saliendo mucho de Venezuela en este momento", dijo uno de ellos bajo condición de anonimato.

Señales preocupantes. La tragedia en Amuay, que dejó más de 40 muertos, un centenar de heridos y unas 1.600 viviendas dañadas, impulsó al alza los precios de la gasolina a fines de agosto.

Apenas días después de que Ramírez sostuvo que el efecto sería sólo coyuntural tras el reinicio de las unidades de proceso de Amuay, ocurrió el incidente de El Palito.

Un dirigente del sindicato petrolero en la zona, Robert González, dijo que los trabajadores habían advertido sobre la falla de algunos equipos de control de incendio en El Palito, pero en particular el equipo de los tanques había recibido mantenimiento recientemente.

La situación del circuito refinador de Pdvsa, cuyos índices de siniestralidad se han elevado, mantiene a operadores atentos a Venezuela, que este año ha reducido su envío de derivados a Estados Unidos para llegar a un mínimo de 38.000 barriles por día (bpd) en junio, según la estadounidense Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés).

Las compras de derivados de Venezuela a Estados Unidos se mantuvieron en franco ascenso para llegar a 103.000 bpd en junio, el triple que el mes previo, especialmente naftas, componentes y gasolina terminada de motor, según la EIA.

Pdvsa no publica regularmente cifras de producción o exportaciones desde el 2011, luego de que culminó un contrato de auditoría que le había impreso credibilidad a sus estadísticas, pero un documento interno reveló este mes que la empresa no ha cumplido sus metas de bombeo durante este año.