Singapour. Una economía global fuerte y precios más altos del crudo elevarían los costos de los viajes en avión en 2019, con tarifas que subirían un 2,6% en el caso de los pasajes y 3,7% en los hoteles, aunque hay riesgos a la baja por una guerra comercial, según un pronóstico de la industria.

En países como India, Nueva Zelanda, Noruega, Alemania y Chile los pasajes aéreos tendrían un alza de más de 7%, dijo un estudio de Carlson Wagonlit Travel (CWT) y la Global Business Travel Association (GBTA), publicado este martes.

"Hablando por la región Asia-Pacífico, estamos saliendo de un período de tres años en el que hubo mucha capacidad en el sistema (y) las tarifas cayeron de forma significativa", dijo Michael Valkevich, vicepresidente de CWT para gestión de programas y ventas globales para Asia-Pacífico.

En junio, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) pronosticó que el rendimiento por pasajero subirá en 3,2% este año, el primer incremento anual desde 2011. CWT/GBTA calculó un alza de 3,5% en los costos de los pasajes de avión este año en un estudio divulgado en 2017.

Los costos de las aerolíneas, incluyendo combustible y costos laborales, han estado ascendiendo, lo que lleva a los operadores a elevar las tarifas o a sumar cargos por combustible para mantener los márgenes.

Los costos de las aerolíneas, incluyendo combustible y costos laborales, han estado ascendiendo, lo que lleva a los operadores a elevar las tarifas o a sumar cargos por combustible para mantener los márgenes.

El pronóstico del CWT/GBTA para 2019 indica que el alza en las tarifas hoteleras sería conducido por una mayor demanda por viajes aéreos. Se prevé que las precios por cuarto suban más de 5% en Asia y Europa, en 2,1% en Norteamérica y que caigan en 1,3% en América Latina.

El estudio afirma que, pese a su panorama positivo, el año próximo la economía global sigue en riesgo por políticas proteccionistas, el surgimiento de conflictos comerciales y la incertidumbre por la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Valkevich señaló que el conflicto comercial entre Estados Unidos y China aún no lleva a un descenso evidente en la demanda por viajes de negocios, pero que era un "factor de riesgo a la baja" para la industria de los viajes corporativos.