El descenso de la morosidad y la competencia entre los bancos en el segmento de tarjetas de crédito habría llevado a que la tasa de interés promedio de este producto financiero en moneda nacional registre en noviembre el nivel más bajo de los últimos 20 meses, señaló la Asociación de Bancos (Asbanc).

De esta manera, la tasa de interés promedio de las tarjetas de crédito se situó en 40,10% en noviembre de este año.

Este comportamiento representó una disminución de 0,27 puntos porcentuales frente a lo registrado en octubre del 2014 y de 0,43% en comparación con noviembre del 2013.

El nivel de la tasa de interés promedio alcanzado en noviembre es el más bajo en los últimos 20 meses (desde febrero del 2013).

En ese orden de ideas, cabe añadir que el monto utilizado a través de las tarjetas de crédito de bancos y financieras sumó 19.089 millones de soles (US$6,4 mil millones) al cierre de noviembre del 2014, cifra que representó un avance de 273 millones de soles (equivalente a 1,45% y US$91M) frente a lo registrado el mes anterior y un aumento de 1.520 millones (8,65% y US$511M) respecto a noviembre del 2013.

Cabe precisar que del total del financiamiento otorgado a través de las tarjetas de crédito, a noviembre del 2014, el 94% fue concedido en moneda nacional y el seis por ciento restante en moneda extranjera.

En cuanto al número de tarjetas, 8,36 millones de éstas se encontraban en poder de clientes financieros a noviembre del 2014.

Esta cifra representó una disminución de 8.099 tarjetas (0,10 por ciento) respecto a octubre del 2014, pero un crecimiento de 274.464 plásticos (3,40%) en relación a noviembre del 2013.

En cuanto a la morosidad de las tarjetas de crédito, ésta continuó disminuyendo y llegó en noviembre del 2014 a 5,65 por ciento, menor en 0,18 puntos porcentuales frente a octubre del 2014 y en 0,21 puntos en comparación con noviembre del 2013.

El descenso en la mora, aunado al repunte en el ritmo de crecimiento del saldo utilizado de las tarjetas de crédito, se enmarca en un contexto de recuperación de la confianza de los consumidores y estaría adelantando una mejora en los indicadores de empleo e ingresos en el país.