Una tecnología desarrollada por investigadores de la brasileña Universidad de Campinas (Unicamp) permite producir etanol a partir del bagazo de la naranja, un residuo cuyo aprovechamiento puede reducir el costo de producción del combustible vegetal.

La tecnología es una de las ideadas para producir el llamado etanol de segunda generación, que aprovecha residuos agrícolas como alternativa del etanol fabricado a partir de la caña de azúcar, informó este jueves la USP.

De acuerdo con la universidad, la innovación es de valor estratégico para Brasil, país que, además de ser el mayor productor mundial de caña de azúcar y el mayor exportador de etanol, es también el mayor productor de jugo de naranja.

La materia prima utilizada para la producción del combustible alternativo es el bagazo dejado por las industrias que producen jugo de naranja en Brasil para su exportación principalmente a Europa y Estados Unidos.

Brasil produce cerca de 19 millones de toneladas de naranja al año y sólo aprovecha un 50% de ese volumen para la producción del jugo, por lo que la otra mitad constituye residuo.

La tecnología para aprovechar ese residuo fue desarrollada por la paquistaní Almas Taj Awan, investigadora del Laboratorio de Química Biológica del Instituto de Química de la Unicamp en un proyecto orientado por la química brasileña Ljubica Tasic.

El proyecto básicamente mejoró los procesos de hidrólisis actualmente usados para procesar el bagazo de la naranja mediante el uso de productos enzimáticos y la posterior fermentación.

La investigadora utilizó como catalizador en los procesos químicos el microorganismo conocido como Xanthomonas axonopodis pathovar citri (Xac), que contiene varias enzimas capaces de facilitar la hidrólisis y un costo menor que las enzimas usadas comercialmente.

Los experimentos mostraron que el procesamiento del bagazo mediante una conversión hidrolítica exitosa produce una mezcla de azúcares que tiene alto rendimiento al ser fermentada por las enzimas del Xac.

Los investigadores responsables por la tecnología están negociando la financiación necesaria para el montaje de una planta piloto en la que puedan perfeccionar el proceso y estudiar la viabilidad económica y técnica del proyecto.