El desafío planteado por mejorar los servicios de salud en América Latina, incentivando la inversión privada y el gasto público eficiente, cobra aún mayor complejidad en un entorno de creciente cambio en las tendencias del mercado. Sin embargo, una herramienta emerge como elemento catalizador de todos: la tecnología. 

Los servicios relacionados con la salud pueden verse revolucionados desde su gestión, infraestructura, hasta nuevos productos y desarrollos tecnológicos. Pero este impacto va más allá de lo práctico en cuanto a las prestaciones, también se traduce a un nuevo y creciente mercado que se constituye en un nuevo factor del entorno económico.

El director de AméricaEconomía Intelligence, Andrés Almeida, presentó este jueves, en el marco del I Foro del Clúster de Salud de AméricaEconomía Conferencias, los aspectos que convierten a este sector en un nuevo foco de competitividad. Hospitales, empresas, centros de investigación, laboratorios, aseguradoras e instituciones gubernamentales deberán interactuar para alcanzar los objetivos propuestos para la sociedad y respaldados por las herramientas digitales.

"Es un tema que abraza al sector y lo involucra dentro de la economía del conocimiento y pensamos en este sector como una punta de lanza interesante con un gran potencial de desarrollo económico y en el valor agregado que pueda tener", sostuvo Almeida.

El directivo explicó además que Latinoamérica se mantiene como una de las regiones que más está gastando e invirtiendo en salud, al igual que el de tecnologías aplicadas a esto. Pese a que las economías de los países latinos puedan estarse estancando, este cluster sigue creciendo de manera sana. En esta línea, explicó además, respaldado por los estudios e investigaciones de AméricaEconomía, que Brasil lidera el gasto por PIB en la región, incluso por encima de España, seguido por México y Argentina.

Almeida fue enfático en mencionar el creciente mercado que se está generando en nuestra región. Expresó que en América Latina "estamos en una dinámica de mayor y mayor inversiones que involucrará mayores gastos y oportunidades. Debemos tener unos 100 hospitales en América Latina de muy buen nivel, que además impulsan este desarrollo tecnológico. Dicho de otro modo, tenemos un mercado latinoamericano".

De todas formas, aclaró que se trata de un mercado global que es enormemente competitivo con grandes actores y gigantes de la industria a los cuales se suman los últimos desarrollos en tecnología de la salud que impulsa Silicon Valley. Como ejemplo de esto mencionó los lentes de contacto de Google que son capaces de detectar los niveles de glucosa del individuo y alertar constantemente con una aplicación en el celular. "Estamos en un universo de innovación sorprendente, y es cierto que América Latina aún no está ahí, pero creemos que existe un potencial que nos permitiría hacer cosas interesantes", destacó.

Finalmente, el director del área Intelligence de AméricaEconomía acotó la necesidad de incorporar y formar profesionales capacitados para manejar esta tecnología. Junto con lanzar el primer reporte de tecnología de la salud del grupo editorial, animó a pensar el sector integrando de mejor manera a profesionales formados por las universidades.