Al llegar a las oficinas de Adexus -la tercera mayor compañía de Tecnologías de la Información y Comunicaciones en Chile-, en el piso 21 del edificio de Miraflores 383, en la capital chilena, sale al paso su gerente general, Carlos Busso. Comenta que el inmueble, al igual que otros de Santiago, ha estado “terremoteado” con las diversas réplicas que se han sentido en la capital, luego del fuerte sismo de 8,8º Richter que azotó al país el pasado 27 de febrero. Sin embargo, se preocupa de dejar algo claro: “la empresa no se encuentra en la misma situación”, dice. “Para ser sincero, Adexus se comporta como un roble”.

Y las cifras lo corroboran. En 2009, la empresa dedicada a la integración de tecnologías facturó US$100 millones, 20% más que el año anterior. Se trata del primer paso de un plan en el que la compañía está trabajando desde hace un par de años, con el objetivo de llevar sus ventas a los US$300 millones en el mediano plazo. Es decir, de aquí a un par de años. Para ello, la idea es expandir la presencia regional de la firma, saltando de sus actuales operaciones en Chile, Ecuador y Perú, a los mercados de Colombia y Estados Unidos, país del cual espera abastecer con sus servicios a México y Centroamérica.

“Queremos y necesitamos estar en más países”, dice el ejecutivo. El próximo objetivo lógico es Colombia, ya que la compañía ya está en el resto de la zona andina. “Además, este mercado es similar al nuestro”. La compañía está trabajando a toda máquina para tener operativa en el segundo semestre una oficina en el mercado cafetero.

El salto a Estados Unidos, en tanto, vendrá en 2011. A muchos puede llamar la atención que Adexus esté más interesada en el país del norte que en Brasil, un mercado de US$29.300 millones que ya ha llevado a sus principales competidores: Sonda y Quintec.

Para Busso, la razón es clara: “llegar primero a Estados Unidos nos permite conocer mejor ese país y, mejor aún, tiene acceso a los mercados mexicano y centroamericano que son muy interesantes por sus potencialidades de crecimiento”, dice.

Reconoce que por el momento la empresa no está interesada en Brasil. “Es un mercado grande, pero muy poco trasparente y difícil de penetrar desde afuera”, dice el ejecutivo. “Pero quizá más adelante, ya habrá tiempo para aterrizar allí".

En el área chica. Adexus actualmente está concentrada en cuatro áreas de negocios: venta de infraestructura, confección de proyectos -donde suman valor a iniciativas armadas-, área operacional -data center- y proyectos especiales. A través de estas líneas de operación, la compañía se ha enfocado en el sector de telecomunicaciones, de gobierno, financiero y corporativo. Con los cuales presta servicios a unos 100 clientes, en los tres países donde opera actualmente.

Escenario que en 2010 podría incluso mejorar, producto del mismísimo terremoto. ¿La razón? Según analistas del sector, los planes de reconstrucción del país hacen prever que la economía se agilizará. Ello, gracias a que se llevarán a cabo grandes inversiones, tanto del sector privado como del Estado, las que se verán concentradas y aceleradas en los próximos cuatro años. “Y la industria tecnológica en general es una industria de apoyo, por lo que al crecer la economía, crece la inversión en TIC”, dice Álvaro Portugal, presidente del Grupo de Empresas de Software y Servicios Chile A.G. (Gechs).

Una visión auspiciosa que también comparte Miguel Pérez, presidente de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI). “Las TIC son una herramienta clave para lograr empujar el crecimiento y la calidad de vida de las personas”, dice Pérez. “Por ello nosotros esperamos que este año las ventas del sector consoliden la tendencia de crecimiento en 2009, donde llegaron a superar los US$3.100 millones”. Pero hay quienes confían en la firma tecnológica más allá del buen augurio que se tiene para el sector. “Adexus es una empresa que ha venido haciendo las cosas muy bien, con presencia en mercados interesantes y que vienen registrando un fuerte crecimiento”, dice un alto ejecutivo del sector, que pidió reserva de su nombre.

Para Josep Tarruella, gerente regional de PowerData, compañía especializada en gestión y administración de datos, Adexus ha logrado desarrollar una visión que le permite entender la problemática de sus clientes. “Esta compañía tiene la capacidad de convertirse en un socio estratégico de sus clientes y esto la convierte en uno de los líderes de la industria”, dice Tarruella.

Pero la firma no es sólo reconocida en el mercado local. En Perú y Ecuador -país al cual llegó a través de un proyecto con un banco- también goza de una buena fama, en los cuales está presente desde hace 15 años. No por nada en 2009 las operaciones en esos países crecieron 30%, las cuales están enfocadas a la infraestructura y los proyectos. Además esperan abordar de mejor manera en los dos mercados el área de servicios. Y las expectativas para 2010, en los tres mercados, son importantes.

“Estimo que en este ejercicio la operación en Chile crecerá 40%, cifra que se repetiría en Ecuador, mientras que en Perú ésta llegaría incluso a 80%”, dice Busso. Es así como la compañía estima que en 2010 la facturación llegará a los US$150 millones, acercándose cada vez más a la meta de los US$300 millones.

Simultáneamente, Adexus ha venido trabajando hace dos años en generar una mayor coordinación entre cada una de las oficinas que posee en los tres mercados donde opera. “Algo que nos ha permitido ganar proyectos paulatinamente más grandes”, dice el máximo ejecutivo de la tecnológica.

Sumado a ello, la compañía ha comenzado a realizar una arremetida más agresiva en el sector minero, tanto en Chile como en Perú. “Éste es un sector que nos puede generar grandes dividendos”.

Pese a todo, el apetito de la compañía sigue sin saciarse. Existe el hambre de lograr más y mayores cosas. Por el momento, Busso tiene varias tareas por delante. Y de esta manera el ejecutivo no sólo logrará fortalecer el “roble”, sino que también hará crecer aún más sus ramas.