Madrid. La española Telefónica contrató a un segundo despacho de abogados, Dewey & Leboeuf LLP, para asesorarle durante el procedimiento de arbitraje que inició en Ámsterdam para escindir la sociedad brasileña que comparte con Portugal Telecom, a través de la cual controla Vivo Participacoes.

Telefónica dijo que uno de los aspectos en los que se centrará el despacho estadounidense será la falta de información por parte de PT sobre del uso que el gobierno portugués podía hacer de su acción de oro, lo que podría constituir un incumplimiento de los compromisos de la compañía con sus inversores.

El mes pasado, el gobierno luso utilizó su acción de oro mecanismo que los gobiernos europeos han utilizado para bloquear posibles opas hostiles de compañías que estratégicamente importantes- para obstaculizar la oferta de 7.150 millones de euros presentada por Telefónica por las acciones de PT en su sociedad conjunta.

Telefónica dijo el lunes que ha contratado a la firma holandesa De Brauw Blackstone Westbroek para explorar las alternativas para disolver su sociedad brasileña Brasilcel.