Telefónica SA ha contratado a un despacho de abogados para estudiar la disolución de su sociedad conjunta brasileña con Portugal Telecom (PT), después de que la compañía española decidiera no prorrogar su oferta para comprar la participación de PT en el vehículo de inversión que controlan, dijo el lunes una fuente cercana a la situación.

El despacho de abogados De Brauw Blackstone explorará alternativas para disolver la holandesa Brasilcel, el vehículo de inversión que controla el 60% de la brasileña Vivo Participacoes SA, señaló la fuente.

La firma asesoró a las dos compañías cuando Brasilcel se creó a principios de la década.

Telefónica dejó que venciera este viernes el plazo de su oferta de 7.150 millones de euros por la participación de PT después de que el consejo de la compañía portuguesa pidiera más tiempo para estudiarla.

En junio, un 74% de los accionistas de PT votaron a favor de aceptar la oferta de Telefónica, pero el Gobierno luso vetó la venta mediante el uso de su acción de oro en la compañía alegando que la operación es contraria a los intereses a largo plazo de PT.

Tanto PT como Telefónica consideran clave a Vivo para sus perspectivas de crecimiento futuras ya que en sus mercados nacionales maduros sus ingresos están cayendo por el impacto de la recesión.

Telefónica además está considerando llevar su caso a un tribunal internacional de arbitraje, señaló la fuente.