Madrid. La operadora española Telefónica anunció un incremento en el beneficio operativo bruto del primer trimestre y reiteró el objetivos de ingresos y márgenes crezcan alrededor del 2% en el conjunto del año.

Las grandes telecos europeas están luchando por mantener sus perspectivas de crecimiento por la competencia con operadoras de bajo coste en un momento en que además tienen que invertir con fuerza en redes móviles y de banda ancha de última generación.

Telefónica dijo que las tendencias en el crecimiento de los ingresos mejoraron en el primer trimestre. El crecimiento orgánico -ajustado a factores como los tipos de cambio, hiperinflación, nuevas normas contables y plusvalías- fue del 3,8% hasta marzo.

El presidente ejecutivo, José María Álvarez Pallete, dijo en febrero que la previsión de la compañía para 2019 era “prudente” e implicaba que los márgenes permanecerían estables.

Telefónica es la tercera teleco europea por capitalización bursátil, por detrás de Deutsche Telekom y Vodafone, y justo por delante de la francesa Orange.

El OIBDA del grupo subió un 1% en términos orgánicos hasta 4.260 millones de euros (US$4.790 millones), mientras que en términos reportados subió un 10,3% en parte por la introducción de nuevos estándares contables.

El OIBDA subyacente se situó en 3.730 millones euros (US$4.188 millones), frente a una previsión media de 3.739 millones (US$4.198 millones) de un sondeo de analistas facilitado por la compañía.

En el trimestre se introdujo una nueva norma de contabilidad internacional, la NIIF 16, que modifica el tratamiento de alquileres de activos como torres telefónicas.

Telefónica también anunció un recorte del 1,7% en su abultada deuda neta, que al cierre de marzo alcanzaba los 40.381 millones de euros (US$45.348 millones), aunque tras las recientes desinversiones esta cifra se ha reducido a 38.700 millones (US$43.460 millones).

Esta misma semana, Telefónica vendió 11 centros de datos al fondo Asterion por 550 millones de euros.