Madrid. La española Telefónica anunció que podría bloquear los dividendos que Portugal Telecom (PT) recibe de la sociedad conjunta de telefonía móvil en Brasil, con lo que aumenta la presión sobre el grupo luso para que le venda su parte de Vivo Participacoes.

En una presentación para inversores, el grupo español dijo que PT no tiene acceso directo al flujo de caja de Vivo y que los 111 millones de euros estimados que la portuguesa probablemente obtendrá de Vivo este año están sujetos a una acuerdo con Telefónica.

Un portavoz de Portugal Telecom dijo que Telefónica había recurrido al "chantaje" para intentar hacerse con Vivo y que la empresa española debería renunciar a sus asientos en el consejo de PT por la "deslealtad" y el conflicto de intereses.

Actualmente, Portugal Telecom y Telefónica comparten el control de Brasilcel, el holding que posee cerca de 60% de Vivo. El reglamento de Brasilcel establece que ambas empresas deben rubricar aspectos fundamentales como la repatriación de los dividendos o los movimientos estratégicos en Brasil.

Telefónica comenzó este miércoles una gira para convencer a los accionistas de Portugal Telecom de que acepten la oferta de 5.700 millones de euros que la teleco española hizo este mes por la parte de PT en Vivo.

"El éxito de la oferta de Telefónica depende de la respuesta de que los inversores den a ambas compañías y de si permitirán a PT rechazar la oferta de Telefónica o una oferta mejorada", señala el analista de ING, John Davies.

OPA hostil. Un portavoz de Telefónica también dijo que la compañía no descarta lanzar una oferta hostil por el 100% de Portugal Telecom, en la que ya posee un 10%, si la empresa lusa no acepta vender Vivo.

"Nunca hemos dicho que no vayamos a ir de manera hostil", dijo el director general de finanzas y desarrollo corporativo de Telefónica, Santiago Fernández Valbuena, en declaraciones recogidas por el diario Financial Times.

El supervisor del mercado portugués pidió a Telefónica que aclare las circunstancias que justifiquen el lanzamiento de la oferta.

A principios de mes, Fernández Valbuena dijo que desde un punto estrictamente financiero, la adquisición de la totalidad de PT podría tener más sentido que una oferta por Vivo, pero Telefónica no había intentado comprar el grupo portugués por "respeto" a Portugal y sus grandes empresas.