Madrid. La operadora española Telefónica predijo este jueves estabilidad tanto para sus ingresos como para el beneficio del ejercicio en curso después de alcanzar los objetivos orgánicos que se había fijado para 2019 gracias al impulso de sus principales mercados.

Como otros rivales europeos, el cuarto grupo de telecomunicaciones de Europa está esforzándose por mejorar su rentabilidad en un mercado cada vez más competitivo y el año pasado anunció una amplia remodelación de sus negocios.

El año pasado, los ingresos de Telefónica alcanzaron los 48.422 millones de euros (US$52.285 millones), un 3,2% más en términos orgánicos que en 2018 y por encima del objetivo de la compañía de un incremento de en torno al 2%.

Una recopilación de previsiones de analistas proporcionada por la operadora apuntaba de media a unas ventas de 47.801 millones (US$51.614 millones) el año pasado.

El beneficio operativo bruto (OIBDA) subyacente subió 1,9% orgánico, en línea con su propia guía, a 15.119 millones de euros (US$16.325 millones). En términos reportados, el OIBDA bajó un 2,9% interanual por costes de reestructuración, un deterioro del fondo de comercio en Argentina, plusvalías y otros factores.

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez Pallete destacó que la compañía ha comenzando con una buena evolución operativa el 2020, año en el que se enfocarán en la ejecución de nueva estrategia.

"Respecto a nuestros objetivos fijados para 2020, esperamos crecer de manera estable en las principales magnitudes, un dividendo estable y atractivo. A largo plazo, tenemos un objetivo de crecimiento sostenible y responsable", dijo en el comunicado del grupo de telecomunicaciones.

El directivo dijo que los cuatro principales mercados del grupo (España, Brasil, Alemania y Reino Unido) tuvieron crecimiento orgánico en 2019.