Santiago. El vicepresidente ejecutivo del proyecto hidroeléctrico chileno HidroAysén, Daniel Fernández, dio a conocer que la línea de transmisión que llevará hasta la capital del país, recorrerá 160 kilómetros bajo el mar, entre las zonas de Chaitén y la región de Aysén, en el sur de Chile.

El costo de sumergir el tendido, explicó Fernández, es siete veces mayor al aéreo, por lo mismo la estimación premilitar es que el proyecto demandará en total US$7.000 millones, de los cuales US$3.200 millones corresponden a cinco centrales hidroeléctricas que proyectan Colbún y Endesa y US$3.800 millones a la línea, según una publicación del diario El Mercurio.

La sociedad Endesa-Colbún no quiso referirse al costo del tramo submarino, pero con respecto a los cálculos del mercado, cada kilómetro podría costar alrededor de US$9,2 millones, lo que significaría que el tramo que irá bajo el agua, podría costar más de un tercio de la inversión para la transmisión de energía. 

El presidente de Colbún, Bernardo Matte se abrió a la posibilidad del ingreso de un nuevo socio para el financiamiento de este mega proyecto.