Los 25 campos que se subastarán el próximo 15 de diciembre en la tercera licitación de la Ronda Uno podrán alcanzar una producción pico de 36,000 barriles diarios en conjunto, lo que equivale a incrementar en 1.6% la producción petrolera mexicana en tres años, explicaron funcionarios de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) en reunión con medios.

Además, 19 de estos campos ya cuentan con producción, por lo que el proceso de incremento productivo será más rápido que el de los campos adjudicados en las fases anteriores; la CNH estima una inversión cercana a los US$1.000 millones para los 25 años que durarán estos contratos, y la participación de 56 licitantes en total, entre individuales y consorcios.

La Secretaría de Energía deberá determinar el pago que realizará a Petróleos Mexicanos (Pemex) por el traspaso de infraestructura en estos campos que la estatal petrolera no obtuvo en la Ronda Cero, pero que ha operado en calidad de asignatario provisional; a partir de la firma de los contratos, Pemex contará con 90 días para dejar los campos al contratista.

Garantías de seriedad. Respecto de las garantías de seriedad que los licitantes deberán presentar por cada área contractual en que resulten ganadores —que se harán válidas si ganan y no firman el contrato— la CNH amplió de 60 a 150 días la vigencia que deben tener las cartas de crédito stand by a favor del regulador, que para las áreas tipo 1 deben ser por un valor de US$65.000 y para las áreas tipo 2 de US$200.000.

El día de la subasta, la CNH llevará la contabilidad de estos respaldos, por lo que igual que en el caso del capital contable, las empresas podrán ofertar por todos los campos pero “al final sólo pueden ganar el número de contratos que su capital respalde”, dijo Juan Carlos Zepeda, presidente de la CNH.

Igual que en las fases anteriores, las empresas ofertarán dos criterios: la regalía porcentual adicional —ya que de por sí las licencias traen una regalía que se determina con base en los precios del crudo— sobre sus ingresos brutos que están dispuestas a compartir con el Estado (los valores mínimos los dará a conocer Hacienda el 30 de noviembre) , y el incremento porcentual al programa mínimo de trabajo, que se expresa en unidades de trabajo y corresponde a la perforación de pozos, análisis de datos y exploración sísmica, oscilando entre 4.600 y 8.700 unidades para esta licitación, en que la perforación de un pozo equivale a 4.000 unidades. Estos dos criterios serán ponderados para obtener la oferta final a primer precio en sobre cerrado.