Inversor Global Chile. El negocio de las transacciones con tarjetas electrónicas siempre fue cerrado en Chile, con un sólo competidor natural del mercado… Transbank. Monopolio afianzado por la unión de todas las autoridades bancarias del país.

Por ello, se instaló la idea de que no era impensable la entrada de una nueva red en el sistema de transacciones vía tarjetas electrónicas. Sin embargo, ese razonamiento probó ser falso.

Multicaja ha confirmado su entrada en el mercado de transacciones electrónicas, de modo que destrona a Transbank como la firma monopólica en transacciones. El ingreso de Multicaja en el sistema de transacciones electrónicas se haría oficial entre fines de 2016 y comienzos de 2017.

La firma estima lanzar un plan agresivo de inversiones a partir de octubre de 2016. Para ello, Multicaja realizará una inversión de US$30 millones para el armado de la red, la extensión de los sistemas informáticos y el establecimiento de 130 vendedores y mantenedores en terreno.

La firma chilena cuenta con el apoyo del sistema de transacciones Mastercard, aunque esperan recibir el apoyo de otros sistemas de operaciones próximamente. Dirigentes de Multicaja destacan ya cuentan con más de 30.000 comercios adheridos, por lo cual las posibilidades de crecer son muy altas.

Beneficios para todos. El simple hecho de que existan más competidores en el mercado local sólo puede traer buenas noticias para todos los chilenos. A grandes rasgos, el sistema de transacciones se está modernizando, y por ello ganarán tanto los bancos, como los chilenos compradores y vendedores.

En parte, el ingreso de Multicaja permitirá ampliar el acceso de las transacciones electrónicas para los chilenos. Se calcula que 75% de todas las transacciones en Chile son realizadas en formato efectivo.

Multicaja además asegura mostrarse interesada en ampliar el acceso de su sistema de transacciones, para incluir a distintos tipos de entidades, incluyendo aquellas que no sean estrictamente bancarias.

Por ello, los beneficios del ingreso de Multicaja al sistema de transacciones electrónicas podría incluir indirectamente el acceso del sistema para entidades tales como el Metro de Santiago, que planea lanzar su propio sistema de tarjetas de prepago.