Las operaciones de carga y descarga de hidrocarburos del terminal de Pdvsa en Bonaire siguen sin reiniciarse tras el incendio que le afectó la semana pasada, mientras culmina una investigación para determinar los daños, dijeron este lunes operadores navieros.

Dos incendios casi simultáneos en terminales de la estatal venezolana en el Caribe complicaron la logística comercial de la estatal a sus principales mercados.

Un incidente similar detuvo días después uno de los muelles de la refinería Cardón en el occidente venezolano.

"Todavía no ha reiniciado. Siguen evaluando los daños", dijo a Reuters un operador, que prefirió no ser identificado, al ser consultado sobre las operaciones de Bonaire Petroleum Corporation (Bopec), en donde el fuego causado por una tormenta eléctrica hizo arder un tanque de nafta durante 48 horas. 

Cuatro barcos aguardan en los alrededores de Bonaire, esperando la reapertura del terminal.

Autoridades de la isla han hecho énfasis en la necesidad de realizar varias investigaciones para determinar si el incidente causó daños ecológicos en la zona, un popular destino para realizar actividades submarinas.

"El muelle quedó bastante mal. Esto afecta las exportaciones de derivados porque los muelles normalmente se utilizan para un solo tipo de hidrocarburo y depurar las líneas (ductos) es un trabajo muy engorroso", dijo un operador naviero.

No obstante, Pdvsa asegura que los otros muelles de Cardón están operando sin contratiempos y que los envíos de productos para el mercado local e internacional no deberían afectarse