Terpel recientemente anunció una nueva movida financiera con la que espera adquirir ciertas operaciones de ExxonMobil en Colombia, Perú y Ecuador. Este distribuidor de combustible planea conseguir una participación de los negocios de la petrolera estadounidense gracias a una inversión que supera los $1.7 billones (US$593,1 millones).  

“Se informa al mercado que el día de hoy Terpel celebró un contrato de crédito puente a mediano plazo con diferentes bancos locales por un valor de $1.725.000.000.000”, fue el anuncio que comunicó el día de hoy la empresa al añadir que dicha inversión está sujeta al cumplimiento de ciertas condiciones previstas con anticipación y al visto bueno que reciba de parte de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

Vale la pena recordar que el pasado 24 de noviembre la Superintendencia de Industria y Comercio rechazó esta adquisición al considerar que vulnera el derecho a la libre competencia en el país. No obstante, dejó una puerta abierta que muy probablemente es la que aprovechará la compañía: vender parte de sus negocios a un tercero.

Dentro de la planeación compartida por esta empresa se conoce que espera pagar este capital dentro de los próximos 18 meses gracias a los recursos provenientes de una eventual emisión de bonos y papeles comerciales en el mercado público, la eventual venta de la operación de combustibles de ExxonMobil de Colombia a un tercero y una posible emisión de capital como resultado de una buena calificación crediticia proveniente de las diferentes calificadoras.

Este negocio se suma a otros que ha venido adelantando recientemente la compañía, como por ejemplo la alianza que consiguió el año pasado con LifeMiles. Ambas empresas esperan beneficiar a sus clientes por medio del programa de lealtad que lograron consolidar: Club Terpel LifeMiles.

Por medio de este los clientes pueden acumular millas al momento de tanquear y redimirlas en vuelos o productos de las marcas asociadas a LifeMiles como Totto y Bosi, entre otras.