Santiago. El terremoto que golpeó Chile el pasado 27 de febrero, tuvo negativos efectos en las expectativas de consumidores y empresas, según queda de manifiesto en el Índice de Confianza al Consumidor (ICC) de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) que tuvo una contracción de 10,1 puntos, pasando de 60,5 puntos en diciembre a 50,4 unidades en marzo.

El secretario general de la CCS, Cristián García-Huidobro, consideró que esta desconfianza lleva a que no haya “buenos pronósticos para la venta de bienes durables y viviendas ya que las personas están inseguras”.

A juicio del analista, esta situación podría revertirse el segundo semestre cuando comiencen a sentirse los efectos del proceso de reconstrucción.

De hecho, el estudio demuestra que la gente tiene confianza en el largo plazo, pues los resultados de esa pregunta muestran una leve variación, pasando de 76,4 puntos en diciembre a 75,6 puntos en marzo.

Consultados sobre cuál sería la mejor forma para financiar la reconstrucción, 43% se manifestó a favor de que se repatríen los fondos soberanos del cobre y 23% consideran que deberían reasignarse fondos de los ministerios.

Sólo 12% de los encuestados mencionó un alza tributaria, dijo el Diario Financiero.

La encuesta se realizó un mes después del terremoto, entre el 24 y 26 de marzo.