Santiago. Por el terremoto del pasado 27 de febrero en Chile, la empresa petrolera estatal Enap ha debido incurrir en gastos adicionales por más de US$300 millones para sostener su negocio, pues el sismo afectó a la refinería de Bío Bío que aporta el 50% de la producción de combustibles de la empresa, la cual permanecerá paralizada hasta fines de junio.

Por esta situación, la compañía tuvo que comprar combustibles en el exterior para asegurar el suministro en el país y mantener sus costos fijos, lo que afectó sus márgenes.

El gerente general de Enap, Rodrigo Azócar, dijo que esto redujo el capital de trabajo disponible en más de US$ 300 millones, por lo que deberán levantar financiamiento para cubrir deudas de corto plazo.

Explicó que “las necesidades de capital de trabajo cambiaron con el terremoto, ahora tenemos una presión mayor de la que teníamos inicialmente. Originalmente, habíamos dicho que la empresa no tiene problemas de caja durante todo 2010, pero requerimos reprogramar algunos vencimientos. Estamos hablando de cerca de US$ 300 millones”.

Añadió que "la estatal tuvo que solicitar un crédito rápido de corto plazo, lo que descuadró su caja", informó La Tercera.

Ahora, la tarea es estudiar de dónde sacarán los recursos para cubrir la deuda que vence en el segundo semestre, lo que será analizar con el directorio.

Aunque Azócar no se refiere a las pérdidas que tendrán en el primer semestre, hasta ahora el gobierno a través del Ministerio de Minería, ha señalado que ascenderán a US$ 200 millones.

“El esfuerzo nuestro es volver a tener un resultado en azul a fin de año, pero los primeros trimestres van a estar afectados", dijo.

Para enfrentar los efectos acarreados por el terremoto, la empresa estatal está rebajando en un plan de reducción. Al respecto, sostuvo que "todavía ese programa no ha sido presentado al directorio, pero involucra reducciones en las áreas energética, de logística, compra y adquisiciones”.