Londres. La cadena de supermercados más grande de Reino Unido, Tesco, contrarrestó un inicio de año sombrío para el sector minorista británico al reportar un alza del 28% en su ganancia anual, lo que respalda la estrategia de su presidente ejecutivo de precios más bajos y simplificación de la gama de productos.

Las acciones en Tesco subían cerca de 6% este miércoles después de que la empresa confirmó sus objetivos de ahorro y ganancias a mediano plazo y dijo que estaba en marcha la integración del mayorista Booker, comprado por 4.000 millones de libras (US$5.700 millones) el mes pasado.

El acuerdo permitirá que Tesco se expanda para proporcionar alimentos a restaurantes, bares y tiendas de comestibles más pequeñas.

Los resultados de Tesco dieron un poco de alegría al sector minorista local, golpeado por las quiebras de la filial británica de la juguetería Toys R Us, de la cadena de artículos electrónicos Maplin y del mayorista de bebidas Conviviality, además del cierre de tiendas de la firma de moda New Look y de la empresa de revestimientos de pisos Carpetright.

Tesco obtuvo una ganancia operativa de US$2.327 millones en el año fiscal finalizado el 24 de febrero, frente al pronóstico de "al menos" US$2.229 millones.

Tesco sigue siendo la cadena de supermercados más grande de Reino Unido por un margen claro, con una participación de mercado del 27,6%, de acuerdo a recientes cifras de la industria.

Tesco obtuvo una ganancia operativa de 1.644 millones de libras (US$2.327 millones) en el año fiscal finalizado el 24 de febrero, frente al pronóstico de "al menos" 1.575 millones de libras (US$2.229 millones) y de los 1.280 millones de libras (US$1.812 millones) del 2016-17. Las ventas del grupo, en tanto, aumentaron un 2,3% a 51.000 millones de libras (US$72.205 millones).

El resultado fue ayudado por un fuerte final de año en sumercado local, con sus ventas comparables del cuarto trimestre subiendo un 2,3%, su noveno trimestre consecutivo de crecimiento.

Su presidente ejecutivo, Dave Lewis, lideró los esfuerzos por sacar a flote a Tesco después de que las ventas y utilidades de la empresa se vieran afectadas por los cambiantes hábitos de compra de los consumidores, el crecimiento de las tiendas alemanas de descuento Aldi y Lidl y un escándalo contable ocurrido en 2014 que sumió al minorista en la peor crisis en sus casi 100 años de historia.