El presidente ejecutivo de la fabricante de aviones Boeing, Jim McNerney, dijo que estaba confiado en que la primera nave 787 Dreamliner sería entregada para fines de este año, tal como está planeado, de acuerdo a una entrevista publicada por el diario alemán Welt am Sonntag.

El jueves, Boeing sostuvo que situaciones en los vuelos de prueba de su 787 Dreamliner podrían retrasar la primera entrega del esperado avión compuesto de fibra de carbono hasta la primera mitad del 2011.

A partir del 2012, el fabricante de aviones estadounidense entregará 10 de estas nuevas naves cada mes, indicó Welt am Sonntag.

El Dreamliner ya tiene un retraso de más de dos años frente a su calendario inicial. La producción del avión se retrasó cinco veces en tres años y el vuelo inicial se pospuso seis veces por falta de partes, problemas de diseño y una huelga de dos meses en una fábrica de Boeing durante el 2008.

McNerney se mostró optimista sobre la recuperación económica y dijo que esperaba que los pedidos de nuevos aviones mejoren.

"Hemos dejado atrás una fase económica muy difícil, estamos financieramente estables con una larga lista de órdenes", declaró al diario, de acuerdo a extractos de la entrevista que será publicada el domingo.

La mayoría de los pedidos de aviones a la compañía provienen de Asia y Oriente Medio este año.

"Pero las aerolíneas estadounidenses también se están recuperando y estamos viendo más pedidos", aseveró.