Londres. BP Plc anunciaría el lunes cambios en su alto mando que incluirían la salida anticipada de su presidente ejecutivo, Tony Hayward, quién ha sido duramente criticado por el manejo del derrame de petróleo en el Golfo de México.

Hayward sería reemplazado por Bob Dudley, el ejecutivo estadounidense que actualmente está a cargo de la operación de respuesta al derrame, de acuerdo a fuentes cercanas a la petrolera británica.

Hayward fue ampliamente criticado en Estados Unidos tras decir que quería "su vida de vuelta" semanas después de la explosión del 20 de abril en la plataforma Deepwater Horizon, que dejó 11 muertos e inició el peor derrame de crudo en la historia estadounidense.

También fue criticado por legisladores estadounidenses molestos en una audiencia en el Congreso, donde fue acusado de eludir la responsabilidad por el desastre.

Las fuentes dijeron que el directorio de BP, que se reúne en Londres, discutiría este lunes un plan para la salida de Hayward mientras se prepara para reportar el martes sus resultados del segundo trimestre.

Pérdidas trimestrales. Analistas de Barclays dijeron que BP podría reportar una pérdida trimestral de US$13.000 millones, debido a que provisiones por hasta US$25.000 millones por el costo del derrame contrarrestarían un esperado crecimiento del 77% en las ganancias subyacentes.

Los esfuerzos de BP para contener la fuga de crudo han sido vigilados de cerca por los inversores, debido a que los costos finales para la petrolera británica posiblemente dependan de cuánto petróleo se haya vertido en las aguas del Golfo de México.

BP, cuyas acciones perdieron un 40% de su valor desde la explosión que causó el derrame, no quiso comentar los reportes y dijo que Hayward seguía siendo su presidente ejecutivo, con el respaldo pleno del directorio y la gerencia.

Con el pozo sellado desde el 15 de julio de este año con una tapa temporal, el foco de atención del directorio ha pasado a la preocupación del mercado sobre el futuro de Hayward, que complica el avance de la compañía, dijeron las fuentes.

Avanzar. Un mejor clima en la zona del derrame permitió que se reanudara la perforación de un pozo de alivio, que permitirá sellar definitivamente la fuga que ha liberado millones de litros de crudo en el golfo durante tres meses.

Una plataforma de Transocean Ltd estaba reconectando sus equipos, dijo una portavoz de BP, mientras otros buques que dejaron la zona debido a la tormenta Bonnie también regresaban al lugar.

Mientras la tormenta Bonnie se disipaba el sábado, el almirante retirado de la Guardia Costera Thad Allen, jefe de la respuesta de Estados Unidos al derrame, dijo que la operación "static kill" para sellar el pozo mediante el bombeo de lodo pesado podría comenzar en tres a cinco días.

Aunque los barcos estaban regresando al lugar este domingo, Allen dijo que la tormenta podía retrasar el plazo fijado por BP de mediados de agosto para completar el pozo de alivio, considerada la única solución permanente para la fuga, en siete a nueve días.