ElEconomista.com.mx. Ingenieros Civiles y Asociados (ICA), una de las 22 empresas interesadas en construir el primer tramo del tren de pasajeros México-Toluca, busca evitar futuras complicaciones en el proyecto, similares a los que existen actualmente en la Línea 12 del Metro, por probable incompatibilidad trenes-vía.

La firma presidida por Bernardo Quintana fue la que más preguntas presentó a la Dirección General de Transporte Ferroviario y Multimodal (DGTFM) en el proceso de licitación: 170. Entre sus inquietudes se encuentra saber con la debida antelación quién será el encargado de validar la interface operativa del tren en la infraestructura.

En su petición, ICA inquiere a la dependencia sobre la identidad de la persona que se encargará de esa tarea una vez que el contratista ganador de la licitación entregue la obra, según las especificaciones del proyecto ejecutivo, “y al momento que el material rodante (tren) sea sobre puesto en la vía y cuando el material comience a operar”.

Sin embargo, la respuesta de la Dirección es escueta: el nombre del responsable será proporcionado al licitante ganador.

Toda vez que el tren se licitará por paquetes (obra civil, material rodante y operación), de forma relativamente similar a la Línea 12 y que el propio subsecretario de Transporte, Carlos Almada, ha asegurado que la revisión de los procesos será estrictamente vigilada, llamó la atención a ICA la falta de claridad en la respuesta.

Piden igualdad. Una vez que la DGTFM ha permitido la participación en la licitación de empresas filiales de grupos internacionales españoles o chinos, como OHL, Isolux o China Harbour Engineering Company, “porque cumplen con el requisito de nacionalidad mexicana establecido en la convocatoria de licitación pública”, informaron fuentes de la dependencia, las empresas nacionales piden que se establezcan “reglas de juego parejas para todos”.

“La elevada cantidad de interesados nos da una idea de lo relevante que es el proyecto. Estamos en un mercado abierto y creo que no podríamos vetar a un jugador, pero sí pedimos que el trato y los precios a considerar sean competitivos y de mercado. Por ello se deberá hacer un análisis detallado de las ofertas que se presenten, porque no siempre la más barata es la que conviene al país”, consideró Luis Zárate.

En entrevista, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción, también solicitó dar la importancia a la figura de gerencia de proyectos, porque eso dará garantía en cada una de las etapas de licitación.

“Sabemos que hay filiales de constructoras internacionales, pero la participación de ICA, Coconal o Carso da la confianza de que incorporarán a firmas locales”.