Washington. Más de 2 millones de personas se quedaron este sábado sin suministro eléctrico en la región central de la costa estadounidense del Atlántico debido a vientos con fuerza de huracán que azotaron el área durante la madrugada.

Se espera que el restablecimiento de la energía en Maryland, Virginia, Virginia Occidental y el Distrito de Columbia, las áreas que resultaron afectadas por la tormenta, tome hasta cinco días incluso en momentos en que la región se enfrenta a una ola de calor por encima de niveles récord.

Al menos una persona murió a causa de la tormenta.

Reparar el daño "es una tarea monumental. Esto es algo que va a tomar días, no horas", dijo Ed McDonough, portavoz del departamento de administración de emergencia de Maryland.

Una serie de poderosas tormentas con vientos de más de 128 kilómetros por hora y fuertes lluvias acompañadas de intensos relámpagos azotaron el área el viernes, provocando la caída de árboles y líneas de suministro de energía.

Alrededor de 800.000 personas en Maryland se encontraban sin energía el sábado. Cada condado en el estado han reportado cortes de suministro, dijo McDonough.

Karl Neddenien, portavoz de Dominion Virginia Power, dijo que 700.000 personas se encuentran sin electricidad debido al "daño catastrófico" en el centro y norte de Virginia.

En Virginia Occidental, el gobernador Ray Tomblin declaró emergencia nacional. El portavoz de la oficina de administración de emergencia del estado dijo que cerca de 672.000 personas estaban sin energía.

En el Distrito de Columbia, la compañía Pepco dijo que 68.000 clientes resultaron afectados y que el suministro eléctrico no será restaurado del todo hasta el 4 de julio.

Las compañías de energía en el área están solicitando personal de las empresas en los estados vecinos para ayudar a despejar el daño y restaurar la electricidad.