Washington. La plataforma de exploración petrolera Kalluk, encallada desde fin de año en una isla de Alaska, ha sido reflotada y está lista para ser remolcada a una bahía cercana, informaron este lunes las autoridades.

El Servicio de Guardacostas y la empresa Royal Dutch Shell, operadora de la plataforma flotante, confían en que las condiciones meteorológicas permitan el remolcado este lunes desde el sitio donde encalló el 31 de diciembre frente a las costas de la isla Sitkalidak.

Guardacostas evacuó a los 18 tripulantes de la plataforma el 1 de enero, y la torre quedó a la deriva por diez horas al día siguiente después de que el remolcador que la arrastraba perdiera energía.

El domingo en la noche se completó la sujeción de un cable de remolque, informó el Servicio de Guardacostas.

Por su parte, el Servicio Meteorológico indicó que esta mañana había nevadas en la zona y los vientos alcanzaban unos 40 kilómetros por hora.

La semana pasada el Servicio de Guardacostas negó que la torre de perforación, de 80 metros de diámetro, estuviera vertiendo combustible. El taladro de la anglo-holandesa Shell quedó varado en una zona de arena y gravilla en la orilla de la isla deshabitada y situada en el golfo de Alaska (EE.UU.), a causa de una severa tormenta.

En declaraciones a medios locales como el diario Anchorage Daily News, el portavoz de los guardacostas Paul Mehler explicó que la torre de perforación lleva consigo unos 541.000 litros de combustible diesel, así como otros 45.000 de lubricantes y fluidos hidráulicos.

Tanto la Guardia Costera como la propia compañía Shell anunciaron que investigarán los hechos tan pronto como se resuelva esta crisis, aunque a diferencia de los guardacostas, los portavoces de la petrolera no garantizaron que los resultados vayan a ver la luz pública.