París. Se espera que en los próximos días las autoridades británicas le otorguen a la petrolera francesa Total un permiso para cerrar las filtraciones de su pozo Elgin, en el Mar del Norte, dijeron este domingo fuentes de la industria.

Total quiere poner en marcha dos procesos paralelos para detener la fuga de gas del pozo -que está emitiendo gases potencialmente explosivos-, pero no puede proceder sin la autorización de la Comisión de Salud y Seguridad (HSE, por su sigla en inglés) británica.

Si Total aprueba la evaluación de riesgo de la HSE podrá entonces proceder con el sellado de la filtración.

"A comienzos de la semana próxima, quizás el lunes, deberían llegar las autorizaciones para ambas opciones", dijo una de las fuentes.

Sobre la evaluación de riesgo, un portavoz de HSE dijo que "el proceso está en curso. No puedo referirme a los plazos".

En el primer proceso, Total inyectará lodo de perforación para sellar el pozo fisurado, aunque esa sigue siendo una opción peligrosa porque será necesaria la intervención de personas en la plataforma.

El segundo proceso implica cavar dos pozos de alivio, lo que podría tomar seis meses y costar hasta US$3.000 millones.

Christophe De Margerie, presidente ejecutivo de Total, dijo el sábado que el incendio cercano a la plataforma de perforación se extinguió sin intervención, lo que reduce la amenaza de explosiones por la fuga de gas.

El incendio se originó como parte de la respuesta de Total a una fuga de gas en la plataforma, situada en la costa este de Escocia, para poder aliviar la presión en el pozo.

Localizada a unos 100 metros de la plataforma, las llamas causaron temor de que ocurriera una explosión gigantesca debido al gas natural que se ha estado escapando por una semana desde la parte inferior de la plataforma.

Aunque Total ha desestimado el riesgo de una explosión, un consultor de ingeniería advirtió que en Elgin podría estar "cerca de producirse una explosión".

La fuga está emitiendo una cifra estimada de 200.000 metros cúbicos de gas natural en el aire cada día, formando una nube de gas altamente explosivo alrededor de la plataforma.

La emisión comenzó después de un aumento de la presión en un pozo que posteriormente fue tapado.

Total evacuó a los 238 trabajadores de la plataforma, y estableció una zona de exclusión de dos millas por motivos de seguridad. También fijó barcos cisterna para combatir incendios.

Un dirigente sindical dijo este viernes que Total había dicho repetidamente a los trabajadores que era imposible que ocurriera una fuga, sólo horas antes de evacuarlos.