Paris. El fabricante francés de baterías Saft, unidad de la división de petróleo y gas Total, dijo que planea invertir más de 200 millones de euros (US$233 millones) en un proyecto de alianza de baterías europea de próxima generación.

Saft formó la alianza con los socios europeos Siemens, Solvay y Manz en febrero para investigar, desarrollar y construir una nueva generación de baterías de estado sólido para competir con fabricantes asiáticos y estadounidenses.

El nivel de financiamiento de sus socios aún no se ha decidido, dijo Saft a Reuters en respuesta a las preguntas.

La compañía dijo que parte de su inversión provendrá de fondos internos y parte, aún por determinar, provendrá del brazo ejecutivo de la Unión Europea, que ha dicho que apoyará el desarrollo de un sector europeo de baterías.

Europa se está quedando atrás en el desarrollo de su propio sector de baterías y los fabricantes de autos europeos han recurrido a los fabricantes dominantes de baterías en Asia, como la japonesa Panasonic Corp, la surcoreana Samsung SD y la china BYD Co a medida que crece la demanda de vehículos eléctricos.

Saft planea desarrollar una tecnología de batería de estado sólido que pueda ser competitiva para el año 2025, con una batería que tiene el doble de rendimiento que las actuales en el mercado, dijo la compañía.

Planea desarrollar baterías con 5.000 a 10.000 ciclos de carga y recarga, con más de 10 años de uso para vehículos eléctricos y una vida útil de 20 años.

"El objetivo es demostrar un prototipo de célula a nivel de laboratorio para el cuarto trimestre de 2019 y construir una línea piloto de 2 megavatios hora (MWh) por Q4 2021", dijo.

Si el proyecto es exitoso, construirá un bloque estándar de fabricación de 1 gigavatio-hora para el cuarto trimestre de 2023, y desarrollará una producción a mayor escala basada en la demanda del mercado en 2024, dijo Saft.