Tokio. Toyota Motor Corp dijo este viernes que aranceles automotrices más altos en Estados Unidos incrementarán el costo de los vehículos producidos a nivel local, además de los importados a ese país desde Japón, lo que tendría un "gran impacto" en sus resultados.

Como sus rivales globales, Toyota se prepara para la posibilidad de un alza en los aranceles a las importaciones de autos en Estados Unidos, lo que podría opacar su panorama debido a que aumentaría el costo de vender vehículos en el segundo mercado automotor más grande del mundo.

Esa incertidumbre restó brillo a los sólidos resultados trimestrales anunciados este viernes.

Hasta ahora, los mayores fabricantes de automóviles y proveedores de componentes de Japón han visto un impacto directo limitado a partir de los aranceles estadounidenses sobre acero y aluminio, aplicados en junio, pero reconocen que podrían verse muy afectados si Washington cumple con propuestas de elevar los aranceles a los autos y piezas a 25%.

"Si vemos un aumento de los aranceles, eso elevaría el costo de vehículos producidos a nivel local en alrededor de US$1.800 por unidad e incrementaría el costo para modelos importados en US$6.00", dijo Masayoshi Shirayanagi.

"Si vemos un aumento (de los aranceles), eso elevaría el costo de vehículos producidos a nivel local en alrededor de US$1.800 por unidad e incrementaría el costo para (modelos importados desde Japón) en US$6.00", dijo a los periodistas el director gerente senior de Toyota, Masayoshi Shirayanagi, en una conferencia para informar resultados.

Estados Unidos es un importante mercado para los fabricantes de autos japoneses, donde Toyota, Honda Motor Co Ltd y Nissan Motor Co Ltd producen localmente alrededor de la mitad o más de los autos que venden en el país. El resto se importa desde Japón, Canadá, México y otros lugares.

Más temprano este viernes, Toyota reportó un salto de 19% en su ganancia operacional en abril-junio a 683.000 millones de yenes (US$6.000 millones), superando estimaciones y registrando su mejor desempeño trimestral en dos años y medio gracias a ventas más altas y reducciones de costos en Asia.