Tianjin. El gigante automovilístico japonés Toyota disipó este miércoles los rumores sobre el cierre temporal de algunas de sus fábricas en China a causa de las tensas relaciones bilaterales.

Un portavoz de la Corporación de Inversión Toyota Motor (China), una sucursal de la Corporación Toyota Motor, dijo que las crecientes tensiones entre los dos países han afectado a las ventas en China, y que algunas tiendas registraron la pérdida de clientes y menos pedidos.

Las plantas reajustarán su producción frente a la caída de demanda en China, pero Toyota no cerrará ninguna fábrica ni saldrá del mercado chino, de acuerdo con la misma fuente.

"Debido a que todas las fábricas de Toyota en China son empresas mixtas con inversión china, cualquier decisión relacionada con su operación ha de ser previamente negociada entre todos los socios", añadió el vocero.

Las tensiones entre China y Japón sufrieron una escalada a principios de septiembre, cuando Japón anunció sus planes de comprar parte de las islas Diaoyu en el Mar Oriental de China.

China ha reiterado que las islas Diaoyu son parte inherente del territorio chino.