Washington. La compañía Toyota Motor Corp dijo al Congreso de Estados Unidos que no cree que haya ningún problema con los sistemas de control electrónicos del acelerador en sus modelos Toyota y Lexus.

La automotriz dijo en una carta enviada a la Comisión de Supervisión y Gobierno de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, fechada el 9 de febrero pero dada a conocer el viernes, que consideraría ampliar la tecnología de prioridad de frenado a modelos más antiguos para asegurar que el freno se imponga al acelerador en cualquier emergencia.

Toyota ha estado tambaleando por un retiro separado que ha involucrado a millones de vehículos y ha planteado dudas sobre su respuesta a través de los años a las quejas de sus consumidores respecto a aceleraciones no intencionadas.

Las comisiones del Congreso están revisando esos temas y quieren respuestas de Toyota y los reguladores de seguridad sobre su manejo del asunto.

Sin embargo, ante la duda, Toyota anunció que retirará 8.000 camionetas pickup debido a posibles problemas en un componente común de los ejes de transmisión que Ford Motor Co y Nissan Motor Co Ltd dijeron no representan un riesgo de seguridad a sus vehículos.

El retiro de Toyota, se da luego de un reporte de su proveedor Dana Holding Corp a reguladores de seguridad en el que informa que 34.000 componentes de ejes de transmisión que entregó a Toyota, Ford y Nissan podrían presentar fisuras.

Dana dijo que está investigando la causa del problema y que las reparaciones serían específicas para cada vehículo en que se utilizaron las partes. Cree que menos de un 2% de las partes enviadas a las automotrices tiene fisuras.

Reclamos. Por su parte, la Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico de Carreteras del Departamento de Transporte (NHTSA, por su sigla en inglés) está revisando quejas de consumidores sobre problemas que podrían estar relacionados con el sistema electrónico de aceleración, un tema que Toyota y el regulador han descartado anteriormente.

No se ha iniciado una nueva investigación formal del sistema electrónico, aunque el Departamento de Transporte ha sido crítico de la respuesta de Toyota al retiro por el problema con las alfombrillas y el segundo por los pedales de aceleración, que la automotriz está corrigiendo.