Tokio. Toyota Motor Corp espera una utilidad récord durante este año por la debilidad del yen, lo que contrarrestará los problemas que enfrenta la empresa japonesa en Estados Unidos, su mayor mercado y donde ha estado lidiando con una caída en sus ventas.

El mayor fabricante de automóviles de Japón pronosticó este martes un salto en sus ganancias del 31% para el año fiscal que concluye en marzo, a 2,4 billones de yenes (US$22.020 millones), respaldado por un esperado aumento del 10% en sus ganancias operativas a 2,2 billones de yenes (US$20.033 millones).

Un año después de que la fortaleza de la moneda japonesa borrara casi 1 billón de yenes (US$9.100 millones)en las ganancias operativas de Toyota, el fabricante de automóviles ve este año un positivo impacto cambiario de 240.000 millones de yenes (US$2.185 millones), contrarrestando una esperada caída en las ventas en Japón, Norteamérica y Asia.

Sin embargo, el vicepresidente ejecutivo de Toyota, Koji Kobayashi, destacó que la firma necesita ser "más resistente a la volatilidad monetaria".

América Central, América del Sur y otras regiones fueron un punto brillante en las ventas de Toyota, que aumentaron un 6,2%, mientras que en Europa subieron un 1,7%.

"A pesar de que hemos actualizado nuestro pronóstico... excluyendo el impacto cambiario, nuestras ganancias operativas bajarían en 55.000 millones de yenes (US$500 millones)en el año. Eso es inaceptable", advirtió Kobayashi.

Para el tercer trimestre, Toyota reportó una ganancia operativa de 673.600 millones de yenes (US$6.133 millones), un aumento del 54% con respecto al mismo periodo del año anterior y su mejor ganancia operativa trimestral en dos años.

El resultado superó una estimación promedio de 527.220 millones de yenes (US$4.800 millones) de 11 analistas encuestados por Thomson Reuters I/B/E/S e incluyó una reducción de 291.900 millones de yenes (US$2.658 millones) en impuestos a la renta, en gran parte como resultado del impacto de una reforma tributaria en Estados Unidos.

Sobre una base consolidada, Toyota vendió 2,29 millones de vehículos en todo el mundo entre octubre y diciembre de 2017, sin grandes cambios con respecto a igual periodo del año anterior. Las ventas en Japón subieron un 3,3%, pero cayeron un 1,3% en América del Norte, donde la automotriz está luchando con fuertes descuentos en su intento de producir y vender vehículos más grandes.

América Central, América del Sur y otras regiones fueron un punto brillante en las ventas de Toyota, que aumentaron un 6,2%, mientras que en Europa subieron un 1,7%. La ganancia operativa en América del Norte, en tanto, cayó un 73,3%.