Tokio. Toyota Motor llamará a revisión a unos 6,39 millones de vehículos de 27 modelos diferentes en todo el mundo por fallos que afectan a varias partes, entre ellas, al eje de conducción y los asientos, informó hoy la prensa nipona.

La llamada a revisión, que será la segunda mayor de la compañía desde finales de 2012, afecta a algunos de sus modelos más vendidos, tales como el sedan Camry, el vehículo deportivo utilitario RAV4 y el Corolla, anunció este miércoles el fabricante de automóviles japonés en un comunicado.

Para la revisión, Toyota Motor admitió los problemas en las guías que fijan la posición del asiento, la fijación de la columna de dirección, los refuerzos del salpicadero y en un módulo de conexión eléctrica en el airbag.

Hasta ahora, no se dispone de informes sobre víctimas ni colisiones relacionadas con los problemas citados, y tampoco está claro si los fallos han sido originados en los proveedores de Toyota o en el proceso de fabricación.

Por el momento se desconoce el coste de la revisión, pero algunos analistas estiman que la operación podría costar a la compañía entre 60.000 millones de yenes (unos US$588 millones) y 70.000 millones de yenes (US$686 millones), o unos 10.000 yenes (US$98 dólares) por vehículo.