Washington. El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, anunció este miércoles que Toyota pagará US$1.200 millones como multa para cerrar la investigación iniciada en 2010 sobre aceleraciones involuntarias de los vehículos del fabricante japonés.

Eric Holder señaló que es la mayor multa pagada por un fabricante de automóviles en la historia de Estados Unidos.

El fiscal además declaró que "el Departamento de Justicia ha terminado oficialmente la investigación criminal de Toyota con respecto a los numerosos incidentes de aceleraciones involuntarias que causaron pánico entre los propietarios de Toyota en 2009 y 2010".

El acuerdo incluye que el fabricante japonés "admitirá totalmente" su responsabilidad y pagará una multa financiera de US$1.200 millones.