Toyota pidió al gobierno la suspensión de la legalización de vehículos indocumentados que lleven su marca y anunció que iniciará acciones legales contra los importadores que internen sus productos sin autorización.

La empresa hizo conocer su posición a través de un comunicado, en el que afirma que la empresa importadora Toyosa SA es “representante exclusiva” de la marca para el país y única distribuidora —en todas sus versiones— de los productos Toyota.

“Toyosa SA es la empresa autorizada en Bolivia para la comercialización e importación de productos de la marca Toyota; por lo que se ha solicitado a las autoridades pertinentes la suspensión de nacionalización y posterior inicio de acciones legales para las importaciones no autorizadas de productos Toyota, conforme lo establecido por las leyes internacionales y la normativa legal vigente” en Bolivia, cita el documento.

Consultado al respecto, el gerente Comercial Nacional de Toyosa, Alejandro Numbela, explicó que la solicitud de la empresa está relacionada con la “desvalorización” de la marca Toyota a consecuencia del Programa de Saneamiento Legal de Vehículos.

“Advertimos a las empresas y personas naturales que realizan importaciones de vehículos Toyota que a partir de la fecha y con la cooperación de las autoridades pertinentes, efectuaremos todas las acciones legales necesarias para que se respete nuestro derecho de uso exclusivo de la marca, reprimiendo importaciones no autorizadas de esa marca a Bolivia”.