Tokio. Toyota Motor Corp empezará a fabricar dos modelos más de autos este 11 de abril, dando otro pequeño paso a la normalización de las operaciones después de que el terremoto en Japón interrumpió su cadena de suministros y forzó una paralización en la mayoría de sus plantas.

La firma dijo que empezaría a producir los modelos Corolla Axio y Raum en una planta en Sagamihara, al sur de Tokio, dirigida por la subsidiaria Central Motor.

Pero la mayor automotriz del mundo negó un reporte que dijo que la mayoría de sus plantas paralizadas reanudarían sus actividades la semana próxima, y ha advertido además que los cortes en la cadena de suministros probablemente afecten el ensamblaje de vehículos en una o más de sus fábricas norteamericanas en algún punto.

Analistas esperan que una recuperación completa de la producción de vehículos de las automotrices japonesas tome por lo menos unos meses.

La producción podría volver a verse afectada en la temporada alta de consumo de energía en el verano boreal, porque un tsunami, tras el terremoto, dañó una planta de energía nuclear de la mayor firme de energía en Japón, Tokyo Electric Power.

Toyota tendrá una pérdida de producción de 260.000 vehículos al 8 de abril, equivalente a un 8,4% de sus planes en Japón para este año, por una suspensión sin precedentes de 20 días en la mayoría de sus fábricas desde el 14 de marzo.

Los autos Toyota y Lexus son armados en 18 fábricas en Japón.

Toyota retomó una producción limitada de tres modelos híbridos, el Prius, Lexus HS250h y el Lexus CT200h, el 28 de marzo en la fábrica Tsutsumi, en el centro de Japón y una planta de una subsidiaria en Kyushu, en el sur del país.

Los cortes en la producción han llevado a Moody's Investors Service considerar un recorte de la calificación de crédito de Toyota.

La agencia Mencionó la dependencia relativamente alta de Toyota del mercado japonés, que puede ser golpeado por la débil confianza del consumidor.