La negociación para el pago de deuda que el gobierno venezolano tiene con las líneas aéreas por venta de boletos internacionales continúa estancada.

Si bien hace unos días el Ministerio de Transporte Acuático y Aéreo se había vuelto a reunir con representantes de las empresas para presentarles un esquema de pago de US$3.900 millones, de acuerdo con fuentes del sector no ha habido avances.

En total, 22 empresas reclaman la cancelación de un pago que dejó pendiente la extinta Comisión de Administración de Divisas ( Cadivi ).

Sin embargo, se niegan a aprobar la propuesta oficial de reconocer solo 70% de la deuda a tasa Sicad 1.

Como consecuencia del retraso en la cancelación del compromiso, las empresas del sector han buscado la forma de disminuir costos de operación reduciendo frecuencias de asientos y vuelos. La última en hacerlo es Alitalia, cuya casa matriz notificó el miércoles la suspensión de 17 vuelos previstos para el mes de mayo. La empresa -que operaba cinco vuelos a la semana entre Caracas y Roma-, decidió mantener solo dos a partir de este mes.

En lo que va de año, las líneas aéreas internacionales han reducido 38% de sus operaciones en Venezuela.

El martes, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata) consideró “inaceptable” el incumplimiento en el compromiso de pago.