Sao Paulo. Los trabajadores bancarios de Brasil comenzarán un paro nacional ilimitado desde este miércoles, luego de votar en la noche del martes un rechazo al alza salarial del 4,3% basada en la inflación, dijo un líder sindical.

"Las instituciones financieras no presentaron un aumento salarial superior a la tasa de inflación, a pesar del crecimiento económico del país y de sus excelentes resultados". Juvandia Moreira.

Los trabajadores bancarios exigen un reajuste del 11%, mejor repartición de ganancias y otros beneficios y votaron por ir a huelga luego de que la Federación Nacional de Bancos (Fenaban) no mejoró su oferta salarial como había exigido el sindicato de empleados bancarios.

"Los directores bancario han empujado a los empleados a la huelga", dijo Juvandia Moreira, presidente de la rama del Sindicato de Trabajadores Bancarios que cubre la ciudad de Sao Paulo.

"Las instituciones financieras no presentaron un aumento salarial superior a la tasa de inflación, a pesar del crecimiento económico del país y de sus excelentes resultados", dijo Moreira en un comunicado.

Un agente de prensa de la misma rama de Sao Paulo del sindicato dijo que el paro sería de carácter nacional.

El sitio en internet de la Confederación Nacional de Trabajadores del Sector Financiero, Contraf, publicó una larga lista de ramas del sindicatos y de federaciones de todo el país que votaron a favor de la huelga. Todas las grandes ciudades y estado estaban incluidos.

"Fenaban debe presentar una oferta que esté en línea con las demandas del sindicato y de los resultados (financieros) de los bancos", dijo Moreira.

El comunicado dijo que había 460.000 trabajadores bancarios en Brasil, 130.000 de ellos en Sao Paulo, el estado más rico del país.

Entre los grandes bancos de Brasil están los estatales Banco do Brasil y Caixa Económica, el español Santander, Itau-Unibanco, Bradesco, HSBC y Citibank.