Santiago. Trabajadores de la mina chilena de cobre Chuquicamata de Codelco votarán el sábado una propuesta de contrato colectivo anticipado que los líderes sindicales esperan que se apruebe, dijo un representante gremial.

El mayor productor mundial de cobre se encuentra en medio de una profunda reestructuración del centenario yacimiento para convertirlo en una operación subterránea tras una sostenido caída de sus leyes minerales.

Los detalles del acuerdo, que incluye un alza salarial del 3,7% más bonos y préstamos por el equivalente a unos US$42.000 por trabajador, serán informados en asamblea más tarde este viernes.

"Tenemos un principio de acuerdo con la compañía (...) Esperamos que se apruebe para que se mantenga la tranquilidad laboral de los trabajadores de Chuqui", dijo Jaime Graz, dirigente del sindicato 1 del yacimiento.

"Vamos a llamar a aprobar", agregó.

Un acuerdo adelantado evitaría que se repita la experiencia del proceso en 2009-2010, cuando los trabajadores y la empresa no lograron un pacto en la negociación formal, lo que llevó a una huelga de dos días.

El dirigente se mostró satisfecho con el resultado de la negociación que se extendió por 33 días, pese a que no se lograron mejoras en el bono de término de conflicto.

Sin embargo, los trabajadores consiguieron que se mantuvieran beneficios en salud, que era uno de los principales reclamos, además de la estabilidad laboral.

La reestructuración de Chuqui conllevará pérdidas de puestos de trabajo, lo que ha provocado fuerte rechazo en los gremios.

Los operarios lograron un acuerdo con la firma sobre el plan de retiro para los próximos cuatro años al que, según estimaciones de los gremios, se acogerán más de 2.000 personas.

El nuevo contrato tendría una duración de 48 meses y fue negociado conjuntamente por los sindicatos 1, 2 y 3 -que concentran unos 5.100 trabajadores del yacimiento- más otras tres asociaciones gremiales.

En 2011, Chuqui aportó la segunda mayor producción dentro de Codelco con 443.000 toneladas y al primer semestre de este año ya había retrocedido hasta la tercera posición, por la caída natural de sus leyes minerales.

De ser aprobado, al sector minero chileno sólo le restaría para el próximo año una negociación colectiva clave en la mayor mina de cobre del mundo, Escondida, controlada por BHP Billiton.