Caracas. Luego de la entrada en vigencia del decreto de adquisición forzosa de la Zona Industrial 1 de Barquisimeto, en Lara, donde funcionan los galpones Empresas Polar (y otras compañías), sus trabajadores dijeron que no permitirán que se ejecute la expropiación.

Los voceros insisten en que no se moverán de sus puestos de trabajo y que están dispuestos a defenderlos hasta con sus propias vidas, si hace falta.

El presidente del Sindicato de Trabajadores de Pepsicola, Juan Tacoa, denunció que el decreto firmado por el presidente Hugo Chávez afecta la estabilidad de los 600 trabajadores directos agremiados, por lo que hizo un llamado al primer mandatario nacional a la rectificación.

"Los derechos laborales no se negocian, se exigen. Y estamos dispuestos a defender el empleo hasta con nuestras propias vidas", señaló el dirigente.

Tacoa dijo que en esta expropiación el Gobierno nacional no cuenta con el respaldo de los trabajadores. "Saben que el pueblo no los apoya; que se violaron todas las leyes; que la gente está alerta para defender sus empleos y no sólo los de la Zona Industrial 1, sino los de las 0, 2 y 3", comentó.

Para el presidente del Sindicato de Cervecería Polar, Richard Prieto, la adquisición forzosa es una "arbitrariedad", pues no fueron tomados en cuenta los padres de familia que se verán afectados : son 685 sólo en ese gremio de la corporación.

"No vamos a ceder. Estamos dispuestos a encadenarnos y llevar palo si es necesario, pero dentro de las instalaciones. No nos moveremos, así tengamos que trasladarnos para acá con nuestras familias", dice Prieto.

Noche en vela. Desde la semana pasada, han circulado rumores sobre las intenciones de desalojo por parte de afectos al chavismo. Ante esto, los trabajadores se organizaron en grupos de vigilia: "Para resguardar las vidas de quienes laboran en turnos las 24 horas".

"Dicen que los concejos comunales y los círculos bolivarianos quieren recuperar los terrenos en nombre de la vivienda, pero se olvidan de que así como ellos tienen derecho a la vivienda, nosotros tenemos derecho al trabajo", afirma Tacoa, de Pepsicola.

Por su parte Prieto hizo un llamado a la Guardia Nacional para que los funcionarios actúen "sin atropellos". "Sabemos que tienen que ejecutar la orden del Presidente y que muchos de ellos no están de acuerdo con la medida. Pero cuando les toque venir que lo hagan con cuidado porque nosotros también somos pueblo".

Dijo: "Cuando vengan, los estaremos esperando".

Empeño gubernamental. Prieto, de Cervecería Polar, afirmó que no comprende por qué el Gobierno rechazó los terrenos de 25.000 m2 que Polar le ofreció para edificar las viviendas. "Ahí pudieran comenzar a construir mañana mismo, si lo quisieran".

Cree que si la intención fuese realmente resolver el problema habitacional el Ejecutivo se dedicaría a culminar los 80 proyectos que están paralizados en la zona.

"Pero el empeño es aquí. Y no vamos a aceptar que traten de darle un beneficio habitacional a otros para dejarnos desamparados a nosotros", dijo Prieto.

Por su parte, Tacoa rechazó las amenazas del Ejecutivo hacia los terrenos de la empresa en Los Cortijos de Lourdes, en Caracas. "Este es un gobierno de amenazas, de amedrentamiento. Al Presidente, se le está saliendo esta situación de las manos. La masa laboral despertó ante las arbitrariedades", indicó Tacoa.

El dirigente de Pepsicola informó que, paralelamente a estas acciones, esperan respuesta del Tribunal Supremo de Justicia sobre el recurso de amparo que introdujeron hace unas semanas, y cuyo plazo se venció ayer.

Marchan empresas y trabajadores Los líderes sindicales coinciden en que el primero de mayo "no tenemos nada que celebrar".

Por eso, hicieron un llamado para realizar una marcha en protesta por la decisión y para reivindicar los puestos de trabajo que podrían perder con la expropiación de la Zona Industrial 1 de Barquisimeto. "Será una gran marcha en contra de la expropiación", detalló Prieto.

Fedecámaras Lara se sumará a la concentración que se dará en la Redoma del Obelisco, icono de la ciudad. "Los empresarios saldremos con los trabajadores a marchar, y no por reivindicaciones laborales, sino para que no se pierdan los empleos", explicó su presidente, Elías Bessis.

Agregó que con la expropiación no sólo se afectan los trabajos, sino el patrimonio público y la recaudación de tributos de la Alcaldía del Municipio Iribarren.