Cientos de operarios no subieron este jueves a los buses que los transportan al yacimiento para reemplazar al turno de noche, en señal del inicio oficial de la huelga tras el fracaso de las negociaciones de un nuevo contrato laboral con la empresa.

"El turno de la mañana ya se quedó en tierra, los buses están subiendo vacíos a la mina", dijo a Reuters el portavoz del sindicato, Carlos Allendes.

En la víspera, los trabajadores de Escondida ya habían iniciado la detención gradual de las plantas productivas del yacimiento que es operado por la minera global BHP Billiton.

Minera Escondida es el yacimiento de cobre más grande del mundo, produciendo casi una de cada cinco toneladas métricas de cobre fino en Chile. Es operada por la angloaustraliana BHP Billiton y sus principales instalaciones están emplazadas en la ciudad de Antofagasta.

Desde hace unas semanas, la compañía inició negociaciones con al menos 2.500 trabajadores agrupados en el Sindicato Nº1, quienes solicitaron un bono de $25 millones (US$38.626), un alza del 7% en sus sueldos y la extensión de beneficios para los operarios, sin distinción de años de servicio.

La huelga más grande en la historia de la minería chilena la registra Escondida, cuando el 7 de agosto de 2006 -en similar situación a la actual- sus trabajadores se movilizaron por 26 días.

Sin embargo, la minera ofertó sólo $8 millones (US$12.360), sin reajuste salarial. El 99% de los trabajadores rechazó la propuesta, anunciando la huelga legal que este jueves ya es un hecho consumado.

“Sabemos que la compañía mantiene una línea. Esto va a ser duro. Estamos dispuestos a resistir el tiempo que sea necesario”, sentenciaron desde el Sindicato.

Los mineros de Escondida son los mejores pagados del rubro. Al año reciben cerca de 100 millones de pesos (US$150.000), subrayó Gustavo Lagos, profesor de minería de la Universidad Católica.

Precedente. La huelga del Sindicato Nº1 de Escondida y el contexto en el que se logren eventuales acuerdos serán clave para el rubro minero, ya que en 2017 otras firmas enfrentarán negociaciones colectivas: Collahuasi; y tres divisiones de Codelco: El Teniente, Chuquicamata y El Salvador.

Por lo anterior, expertos advierten que una victoria de los trabajadores podría provocar un efecto cascada en esas otras negociaciones, en momentos en que la minería chilena hace frente a una profunda reducción de gastos ante la caída de precios y producción, sumado a la desaceleración en China que es el mayor importador de cobre del mundo.

La empresa controlada por BHP Billiton produce casi una de cada cinco toneladas métricas del metal rojo en Chile.

La minería es uno de los principales motores de la economía nacional: otorga el 11,2% del PIB, con una inversión extranjera que sobrepasa el 30%.

Impactos económicos. La huelga más grande en la historia de la minería chilena la registra Escondida, cuando el 7 de agosto de 2006 -en similar situación a la actual- sus trabajadores se movilizaron por 26 días.

El efecto secundario, en aquella oportunidad, fue un significativo alza en el valor del commodity.

Economistas prevén que la actual huelga, que se extendería por cuatro semanas, podría repercutir casi en un 1% del Producto Interno Bruto (PIB) del mes.

“La Minera Escondida podría incluso llevar a cero la producción de este mes y eso podría tener un impacto mayor”, advirtió Felipe Ruiz de BCI Estudios.

Por su parte, el director ejecutivo de Econsult, José Ramón Valente, sostuvo que la paralización, sumado a los efectos de los incendios forestales en el sur, podrían pavimentar un complejo inicio de año para la economía.

Este jueves, el cobre se cotizó en US$2,66.

Plan de contingencia. Durante la huelga la compañía espera contar con 80 funcionarios para la ejecución de funciones críticas. Esto, con el fin de resguardar la seguridad de las personas, el cuidado del medioambiente y la integridad de las instalaciones.

“(…) Esperamos que la dirigencia sindical acate la resolución de la Dirección del Trabajo y garantice el cumplimiento de las tareas necesarias para evitar daños a las instalaciones, equipos y personas; permitiendo que los trabajadores designados lleven a cabo esta obligación legal”, indicó Patricio Vilaplana, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Minera Escondida.

“Hemos decidido no hacer reemplazos, al menos en los primeros 15 días de huelga. Asumimos con total convicción que no produciremos en esta etapa, ya que una huelga de operadores y mantenedores no proporciona las condiciones adecuadas para resguardar la seguridad e integridad de nuestros trabajadores”, añadió Vilaplana.

Durante esta etapa, Escondida focalizará los esfuerzos en mantener los servicios mínimos.

* Con información de Biobio.cl y Reuters.