Bogotá. Los trabajadores de una mina de carbón de Glencore en el norte de Colombia mantenían este martes una huelga para exigir mejoras en las condiciones laborales y salariales, luego de que una corte declaró la legalidad del cese de actividades que completó 41 días.

El tribunal superior de Valledupar declaró el lunes la legalidad de la huelga de los trabajadores de la mina La Jagua, propiedad de Prodeco, una unidad de Gencore.

"Bajo ese escenario nosotros continuamos en huelga", dijo el líder del sindicato Sintraminenergética, Ricardo Machado.

El sindicalista sostuvo que están dispuestos a sentarse a dialogar con los directivos de la empresa, aunque Glencore ha acusado a los trabajadores de mantener una posición "inflexible" y de tener "peticiones excesivas".

Adicionalmente, Machado afirmó que en el caso de que la huelga complete 60 días, el gobierno deberá convocar a una comisión de concertación, en donde las partes tendrán tres días para tratar de hacer un arreglo directo.

En caso de que no se logre un acuerdo en ese plazo, el Ministerio de Trabajo tendría que convocar a un tribunal de arbitramento.

La huelga se produce en medio del auge de la explotación minera y petrolera de Colombia, tras el regreso de las empresas en la última década por el descenso de la violencia guerrillera por una ofensiva militar respaldada por Estados Unidos.

Ese panorama le valió a la cuarta mayor economía de América Latina recibir unos US$13.200 millones en inversión extranjera directa el año pasado, un monto que se superará hasta un récord de US$17.000 millones en el 2012, según estimaciones del gobierno, la mayoría destinados a minería e hidrocarburos.

El carbón de La Jagua es de la más alta calidad que se produce en el país, el cuarto mayor abastecedor mundial del mineral.

Además de la Jagua, Glencore opera las minas Carbones El Tesoro y Consorcio Minero Unido, que en conjunto produjeron siete millones de toneladas de carbón en el 2011, según datos del regulador minero colombiano.

En el 2010, los trabajadores de La Jagua declararon una huelga durante cinco semanas que concluyó con la firma de un acuerdo por dos años.

Machado resaltó que la huelga está afectando al municipio de La Jagua de Ibirico, en el departamento de Cesar, cuya mayoría de habitantes depende tanto directa como indirectamente de la operación de la mina.

"La mayoría de la gente está en una situación bastante difícil, pero todavía no hay una emergencia, todavía estamos sobreviviendo con lo poco que tenemos", indicó.

El pasado 17 de agosto el principal sistema ferroviario de transporte de carbón del país reinició operaciones después de una huelga de casi un mes de sus trabajadores que paralizó más de la mitad de las exportaciones de carbón, luego de que una corte la declaró ilegal.