Santiago. Los trabajadores de Escondida en Chile, el mayor yacimiento de cobre del mundo, aprobaron ir a una huelga legal tras rechazar por una amplia mayoría la última oferta contractual de la empresa, dijo este jueves un comunicado del sindicato.

Luego de cinco días de sufragios, los operarios del poderoso sindicato rehusaron con un 84% de los votos la propuesta de la minera controlada por la angloaustraliana BHP, tal como habían anticipado asambleas previas de los trabajadores y conteos parciales.

En la votación participaron 2.330 trabajadores sindicalizados, de los cuales sólo un 16% aceptó la oferta de la minera.

"Es una cifra histórica (de participación) para nuestro sindicato", dijo la poderosa agrupación.

"Esperamos a que partir de esta voluntad contundente de rechazar la oferta, que se ha expresado madura y democráticamente por nuestras bases, se entienda por la empresa la necesidad de abrir los espacios para construir un acuerdo que reconozca nuestros derechos", agregó.

Al rechazo de la última oferta laboral en Escondida se suma la misma decisión adoptada esta semana por los operarios de la mina de cobre Caserones en Chile, controlado por JX Holding y Mitsui Mining

El tropiezo en las negociaciones ocurre poco más de un año después del fracaso de un acuerdo laboral que originó una histórica huelga de 44 días en Escondida, que sacudió el mercado mundial del cobre y dejó enormes pérdidas económicas en Chile.

La minera ofrecía en su última propuesta un bono de término de conflicto de 11,5 millones de pesos (17.963), más una compensación por el término de un beneficio de plan habitacional y un crédito blando, lo que suma un total de 18 millones de pesos (US$27.700). Además, apuntaba a un ajuste salarial del 1,5%.

El sindicato pide que el bono de fin de negociación sea más del doble de lo ofrecido. También solicita un reajuste salarial de un 5% real, ante el mejor panorama financiero de la compañía, según los trabajadores.

Escondida obtuvo una ganancia de US$483 millones en el primer trimestre, lo que se compara con una millonaria pérdida en el mismo período del año pasado por la histórica huelga.

Uno de los dirigentes dijo a Reuters en días previos que la empresa no se ha comprometido por escrito con el tema de las condiciones de salud. Tampoco se ha incluido la demanda de una escala especial de sueldo para trabajadores con 20 años de servicios o la solicitud de bonos mensuales y trimestrales.

Desde la minera han declinado hacer comentarios en los últimos días.

Lo que viene. La legislación laboral chilena establece que, una vez aprobada la huelga, las partes tienen cinco días para negociar bajo la mediación de una agencia laboral gubernamental, lo que debería activarse en lo que resta de la semana.

Pese a la amenaza latente de huelga en Escondida, los precios del cobre han retrocedido con fuerza en los últimos días debido a que los inversores tiene desviada su atención hacia los efectos en la escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el principal consumidor global de metales.

El valor del cobre caía este jueves a mínimos de dos semanas porque las renovadas tensiones comerciales eclipsaban la aprobación de la huelga en Escondida.

En medio de este escenario, el sindicato de Escondida ha dicho que no cederá en sus demandas, ya que los análisis y estimaciones apuntan a un repunte en el precio del metal rojo en lo que resta de este año y en el 2019.

Al rechazo de la última oferta laboral en Escondida se suma la misma decisión adoptada esta semana por los operarios de la mina de cobre Caserones en Chile, yacimiento controlado por la asociación entre JX Holding y Mitsui Mining