Los trabajadores de Empresas Polar, en Venezuela, aseguraron este lunes que no cesarán la lucha por mantener sus puestos en las plantas.

"La situación es fuerte, pero nosotros somos más fuertes", señaló Richard Prieto, presidente del Sindicato de Trabajadores de Cervecería Polar (Sintracep).

Tras ser publicado el viernes pasado en Gaceta Oficial el decreto Nº 7.395, que ordena la "adquisición forzosa" de los inmuebles que pertenecen a Empresas Polar en la Zona Industrial 1 de Barquisimeto, Juan Tacoa, presidente del Sindicato de Trabajadores de Pepsi Cola de Venezuela, reiteró que "estamos dispuestos a defender nuestros puestos de trabajo, incluso con la vida. Estamos armados de valor, de dignidad y actuamos en el marco de la Constitución".

El decreto hace referencia específicamente a cinco parcelas, justamente las que coinciden con las propiedades de Polar en la mencionada zona industrial.

"Esto demuestra que se trata de algo personal", dijo Prieto y añadió: "pero al atacar a Mendoza, perjudica a todos los trabajadores de la empresa, quienes día a día salimos a buscar nuestro pan".

El pasado 1° de mayo, día del trabajador, un nutrido grupo de trabajadores de la empresa salió a marchar "no por las reivindicaciones salariales", sino más bien para pedir garantía de sus puestos de trabajo, de acuerdo con lo señalado por Elías Bessis, presidente de Fedecámaras.

Insiste en que solicitarán esta semana al Consejo Nacional Electoral (CNE) un referendo consultivo para que sean los habitantes de la región quienes decidan la pertinencia o no de la medida de expropiación que afecta a Empresas Polar.

"Lamentablemente todos los poderes están parcializados con el gobierno. No hay Estado de Derecho. Las instituciones solo se apegan a cumplir con los caprichos del Presidente de la República, aunque tengan que violar la Constitución", reclamó Prieto.

Explicó que el viernes 23 de abril los trabajadores habían introducido un amparo ante el Tribunal Superior en lo Contencioso Administrativo de la región centroccidental, alegando el derecho al trabajo. Unos 3.200 puestos están en peligro por la medida.

"Nos dijeron que en tres días hábiles tendríamos respuesta, pero el miércoles no había aún pronunciamiento. Fue el jueves cuando el Tribunal declaró inadmisible el recurso de amparo", acotó el dirigente sindical de Cervecería Polar.

Ya Empresas Polar había acudido al Tribunal Supremo de Justicia para solicitar que conociera la medida de expropiación que afectaría a sus instalaciones de Barquisimeto. En reiteradas ocasiones habían pedido que se hiciera justicia "de forma oportuna". No obstante, ya llegó el decreto de "adquisición forzosa".