Santiago. Este martes finaliza el plazo legal para que la empresa Walmart y el sindicato de trabajadores lleguen a un acuerdo de contrato colectivo a través de la mediación obligatoria de la Dirección del Trabajo.

Los funcionarios están solicitando garantías contractuales en el proceso de modernización que está implementando la multinacional, pasando a un sistema de multifuncionalidad y automatización laboral que podría producir al rededor de 3.000 despidos y reasignación de cargos.

En ese contexto, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, explicó que la respuesta del Gobierno frente a la creciente reconversión laboral de la industria es ampliar la oferta de programas de capacitación, para facilitar la reinserción de quienes se puedan ver afectados.

Por su parte, el abogado experto en derecho laboral y académico de la Universidad Diego Portales, José Luis Ugarte, advierte que Chile está muy atrasado respecto de la tendencia mundial en automatización de funciones, aunque descartó que esto produzca un desempleo masivo en el corto plazo.

Desde el sindicato han acusado a la empresa de solicitar la mediación como una medida dilatoria.

Afirman que de no existir acercamientos entre las partes antes de este miércoles, se concretará una huelga que ya fue aprobada con un 91% de adhesión y que afectaría a cerca de 300 sucursales de la compañía a lo largo del país.