Santiago. La Confederación de los Trabajadores del Cobre (CTC) de Chile convocó este martes a una movilización para impedir una nueva adjudicación del litio luego de la invalidación de un proceso para la explotación del mineral determinada hace pocas horas por el gobierno del presidente Sebastián Piñera.

El presidente de la CTC, Cristián Cuevas, señaló que la decisión del gobierno de anular el proceso de licitación del litio es una oportunidad para los chilenos y advirtió que el sector del cobre se movilizará para impedir que se lleve adelante un nuevo proceso.

En un comunicado, la CTC, que aglutina a los trabajadores subcontratados y funciones menores de las minas de cobre, señaló que el gobierno y el Parlamento deben hacer una autocrítica respecto de sus actuaciones que permitieron que estuviera a punto de concretarse "el saqueo del siglo" a los recursos naturales del país.

"La anulación del proceso confirma que, tal como lo denunciamos en su momento, la licitación es un tongo (farsa), que viola abiertamente la Constitución y cruzado además por conflictos de interés e inconsistencias inexcusables", dijo Cuevas en el comunicado.

Añadió que "esperamos que esta vergüenza internacional para nuestro país no quede impune".

Expuso sin embargo que "lo más importante es que le entrega a Chile la oportunidad de impedir un nuevo intento de saqueo de este recurso que se muestra decisivo para el desarrollo del país y a eso los trabajadores mineros iremos con toda nuestra fuerza".

Fuentes laborales dijeron que este miércoles en el marco del encuentro nacional de la minería en Antofagasta, podría fijarse la fecha para la jornada nacional de protesta que reclama el fin del uso de resquicios como los Contratos Especiales de Operación del Litio (CEOL), para concesionar recursos protegidos por la Constitución.

El ministerio de Minería anunció anoche lunes la anulación del proceso de licitación de una parte de las reservas de litio en el norte del país, debido a la impugnación de una las empresas participantes.

La Minera Li Energi Spa presentó un requerimiento porque acusó a SQM,  la empresa ganadora del concurso, que pertenece a capitales chilenos, de incumplir las bases al mantener un litigio pendiente por derechos de agua con el Consejo de Defensa del Estado.

El recurso obligó a la anulación del proceso, donde el Estado recibiría US$40 millones por la licitación y otros US$350 millones en impuestos por la explotación del mineral en los próximos 20 años.

Hasta el momento el Ministerio de Minería no se ha pronunciado sobre una posible nueva licitación, pero aclaró que estudia los problemas presentados en esta operación.