Santiago. Los 752 socios del sindicato Nacional de Conductores  y Trabajadores de Metro  S.A., tren subterráneo de Chile, anunciaron que este viernes iniciarán la votación para definir la posibilidad de iniciar un período de huelga legal.

“En  la asamblea  de  hoy hemos llamado a nuestras bases -que constituyen el 70% de los Conductores de Metro- a votar mañana la huelga legal, misma que se hará efectiva desde el  lunes 29 de noviembre; y como es obvio, de duración indefinida", dijo Abel Varela, director del Sindicato Nacional de Conductores y Trabajadores de Metro S.A. e integrante de la Federación de Sindicatos de Metro.

"La empresa ha preparado a 150 empleados administrativos como rompehuelgas. Ellos han sido someramente entrenados para conducir trenes con un curso de tres semanas", advirtió Varela, quien hizo saber sus aprensiones respecto a la seguridad en los viajes si es que se llevan a cabo estos reemplazos.

En medio de su proceso de negociación colectiva, los trabajadores del organismo sindical plantearon a la empresa la necesidad de terminar con la variabilidad de los sueldos e implementar una política de retiro que mejore las pensiones de los empleados más antiguos.

“Desde  principios de la década Metro ha impulsado una política que favorece la variabilidad de los sueldos, en desmedro de los sueldos bases. Esto nos genera incertidumbre ya que lo que ganamos un mes puede variar al siguiente por disposición de la administración. La empresa, arguye que busca incentivar la  producción”, explicó Abel  Varela.

Según los dirigentes sindicales, existe un  grupo  de  trabajadores que está próximo a jubilar y que hasta fines de los ochenta recibió sueldos proporcionalmente inferiores al mínimo de hoy. Eso implica que sus fondos de pensiones actualmente no superan los $200.000 mensuales.

“Tenemos también un tercer grupo de trabajadores: supervisores, part time e inspectores intermodales que no han visto en los cuatro últimos años mejoras sustantivas de sus condiciones salariales o laborales”, agregó Varela.

El sindicato nacional de conductores plantea las siguientes peticiones a la administración  de la empresa:

1. Traspaso del 30% de los haberes variables al sueldo base de 450 trabajadores.

2. Una sólida política de retiro para los trabajadores que se desvinculen de la empresa con sobre 20 años de antigüedad en la misma.

3. Incrementos, ya sea en sueldo base o asignaciones de $20.000, de los trabajadores no citados en el punto uno.

4. Aumentos de un 1,5% real anual por 2 años.

La empresa sólo ha accedido a cumplir el punto uno, pero según los dirigentes sindicales 300 trabajadores quedan fuera de él. Por eso plantean la necesidad de iniciar un período de huelga legal.