"Todas las instancias de denuncia con Petróleos de Venezuela (Pdvsa) están agotadas, léase Rafael Ramírez, Eulogio Del Pino, Asdrúbal Chávez, José Luis Parada, y la junta directiva en general, por lo que solicitaremos al Presidente de la República, Hugo Chávez, que personalmente nombre una comisión presidencial que recorra todas las áreas petroleras del país en detalles y levante un informe sobre la situación que sea entregado directamente al presidente, sin intermediarios".

Para el director ejecutivo y coordinador de seguridad laboral de la Federación Unitaria de Trabajadores del Petróleo y sus Similares (Futpv), Eudis Girot, e integrante de Vanguardia Obrero Socialista (VOS), apoyada por Ramírez en las elecciones sindicales, esta sería la única manera de poner coto a la crisis que vive la industria petrolera a escala nacional y a todo nivel.

Los petroleros, dentro de los informes entregados a Pdvsa, han alertado sobre la posibilidad "clara" de que las exportaciones de crudo se puedan ver afectadas por los estados de los terminales de embarque, poniendo en riesgo la economía del país. Para los dirigentes, el presidente Chávez debe poner orden en la industria.

"De no funcionar esta última instancia Pdvsa colapsará en 2011, laboralmente, en producción y exportaciones", sentenció el dirigente.

También, se corroboraría y certificaría la enorme lista de reclamos, preocupaciones e informes que la Federación de Trabajadores Petroleros ha presentado a las autoridades de la industria, comentó el dirigente. "No vamos a llevarles más informes, nunca obtenemos respuestas ni convocatorias, la instancia ahora es otra".

Concientes, pero en inacción. Para la Futpv, Pdvsa está consciente de la situación y se siente afectada por los reclamos y denuncias que ha formulado su presidente, Will Rangel. Sin embargo, los trabajadores no logran entender la posición de rebeldía que ha asumido la petrolera, y lo que es peor, la inacción frente al cúmulo de problemas sobre las condiciones laborales de la industria en general.

"Ramírez, Del Pino, y Parada saben que ha habido accidentes y muertes, y que la situación de inseguridad se ha venido agravando día a día, pero no nos oyen, no hay respuesta", exclama Girot abiertamente molesto.

Cuenta el dirigente que, sin ir muy lejos en el tiempo, el domingo 7 de enero en la noche se quemó una trabajadora en Petropiar.

"Los riesgos no cesan en la planta, ni en ninguna parte de la industria, pues hay un estado de omisión abominable. Queremos alertar al país de la actitud complaciente que el vicepresidente de exploración y producción de la industria, Eulogio Del Pino, ha venido teniendo con las instalaciones en las Empresas Mixtas del estado Anzoátegui", dijo.

Según el dirigente, Del Pino pretende que los trabajadores y en especial la dirigencia sindical sea sumisa. "Si él quiere plantear una guerra, estamos dispuestos a aceptar el reto en el escenario que él considere necesario. Lo que la lógica indica es que el debería asumir una actitud de humildad y responsabilidad acometiendo las soluciones a la crisis planteada".

Este año 2011 es trascendental para la industria petrolera, porque las instalaciones no aguantan más, asegura Girot.

Los petroleros, dentro de los informes entregados a Pdvsa, han alertado sobre la posibilidad "clara" de que las exportaciones de crudo se puedan ver afectadas por los estados de los terminales de embarque, poniendo en riesgo la economía del país. Para los dirigentes, el presidente Chávez debe poner orden en la industria.